viernes, 8 de junio de 2018

FRANCISCO GARAMONA





Una poeta de vanguardia uruguaya
Siente que su sistema estaba mal,
Porque no incluyó entre sus versos
Las huellas para hacerlos transparentes
Porque todo al fin quiere alcanzar
Esa cabina y también esa cabeza,
Ese tronco de sauce malherido,
Que se inclina cubriendo su descrédito.
El método inclusivo y singular
Que la hizo escribir lo que tenía
En el tintero, su mente esquiva,
Parloteos, glicinas y glaucoma,
Casi ciega, tanteando la computadora
Atroz que algo arrastraba
Porque era fácil de arrancar
Su ahínco, un corazón moteado,
Una fábula dorada y sola.
Igual a nadie le importa, su dolor,
Su desafío, la soledad sin solución...
Nunca significaron nada, más allá de la razón
Siempre hubo una señal de compromiso,
Una unidad natal, una misión y un desafío.
Una poeta argentina quiere decir ahora
Que su programa,
fue plural para sus dejos.
Tuvo que tener aquello,
Tuvo que olvidar aún generosa
Mantas proclives sin costuras
Abrigadas y tiradas por ahí.
Ahora mismo cada una de las dos
Se sienten solas, porque no saben
Que están acompañadas.
Un público fiel se despechaba
Buscando las claves, suaves,
Más proteicas.
Hierro viejo de las semifinales del amor.
Una radio, un ramo de lirios, un sifón de soda.
Calla la inmediatez, gime la aurora.
Con tonos difíciles de precisar
En este punto ausente.
Pero igual, pero igualmente,
Frentes, casas solas, una pobre,
Otra ascendente, árboles tontos,
Días de semanas intermedias,
A veces piensan que nada importa,
Incluso vieja mata de pasto,
Dirección imprudente,
Monte y monoblock,
Retienen pasos
Volviendo con un vino,
Una cerveza, van llegando las dos,
Hasta sus casas,
Recién llovió, vienen mojadas.



                 🔺🔻🔺🔻🔺🔻


Alto llanto

Los años a través son travesaños
que empiezan a correr todos los días,
los años del dolor no pasan,
los años del amor se olvidan.
Una liebre de ojos rosas
vino a buscarme con la niebla,
para que la acompañe siempre
por los bosques insensatos
donde pierde su vida.
Yo la seguí entre caminos y arboledas,
levantando la vista al cielo, casi feliz...
¿Pero dónde corre ahora
ese animal que habitaba mi sangre?


Poemas extraídos de /francisco.garamona