jueves, 21 de junio de 2018

EUGENIO MANDRINI



Resultado de imagen para EUGENIO MANDRINI


Hasta que la muerte no nos separe


Cierto día apareció la esposa y le dijo:
─Hoy va a morir un hombre.
─¿Y cómo lo sabes? ─preguntó el esposo.
─Porque lo acabo de soñar.
─¿Y quién es ese hombre?
─¿Qué importa eso si de todos modos va a morir?
─Por un momento, lo vi bajo y gordo como tú,
pero también lo vi alto y flaco.
Era un sueño, y en los sueños, las montañas a veces
son cuadradas, y el sol puede ser verde y hasta tri
ple, y las mujeres o los gobiernos, aunque parezca
extraño, pueden tener una cabeza y pensar. Como
te dije, no sé quién es el hombre que va  a morir,
sólo sé que es un hombre y que va  a morir.
“No se atreve a decirme que ese hombre soy yo.
Pero está todo tan claro como que el día se me
está oscureciendo”, pensó el esposo y se empezó
a enfermar gravemente. Cuando apenas le queda
ba una noche de aliento, la esposa le preguntó:
─¿Cómo adivinaste que eras tú mismo quien iba
a morir?
─ Porque siempre me has amado intensamente
─dijo el hombre─. ¿Y con quién otro habrías
podido soñar sino conmigo?
Y agrego:
─Pero como yo también te amo intensamente,
antes de morirme voy a soñar contigo.