sábado, 3 de marzo de 2018

BOHUMIL HRABAL


48_hrabal_tema_dalsi01_R13


“Hace treinta y cinco años que me dedico a en
volver libros y papel viejo, vivo en un país que
sabe leer y escribir desde quince generaciones
atrás, vivo en un antiguo reino donde siempre
ha persistido la costumbre y la obsesión de ati
borrarse pacientemente la cabeza con ideas e
imágenes que aportan un goce indescriptible
y un dolor más grande aún, vivo envuelto entre
personas dispuestas a dar incluso la vida por un
paquete de ideas bien prensadas.

Y ahora todo eso se repite en mis entrañas, ha
ce treinta y cincos años que pulso los botones
verde y rojo de mi prensa, y treinta y cinco a
ños que bebo jarras enteras de cerveza, no para
emborracharme, los borrachos me horrorizan,
sino para poder reflexionar mejor, para penetrar
hasta el corazón mismo de los textos, porque no
leo para divertirme, ni para pasar el rato, ni para
conciliar el sueño; yo que vivo en un país donde la
gente sabe leer y escribir desde quince generacio
nes atrás, bebo para que el texto me despierte,
para que la lectura me produzca escalofríos, y es
que comparto la opinión de Hegel de que una per
sona noble no es necesariamente un aristócrata,
ni un criminal un asesino.”

         De Una soledad demasiado ruidosa,
                                             Destino, 1990

Trad. Monika Zgustová