domingo, 25 de febrero de 2018

JOHN BANVILLE



Imagen relacionada

"Era un ocaso igual que éste, la tarde de domingo
cuando llegué para quedarme, después de que
Anna se hubiera ido para siempre. Aunque era
otoño y no verano, los rayos del sol, de un dorado
oscuro, y las sombras negrísimas, largas y finas,
con la forma de cipreses caídos, eran los mismos
y reinaba la misma sensación de que todo estaba
empapado y cubierto de gemas y con el mismo azul
ultramarino del piélago. Me sentía inexplicablemen
te ligero; era como si la tarde, empapada y gotean
do con su falaz patetismo, me hubiera quitado tem
poralmente el peso del dolor."

                            De El mar, Anagrama, 2006

Trad. Damián Alou