viernes, 27 de enero de 2017

CHIACHIO Y GIANNONE


Resultado de imagen para chiachio y giannone


Leo Chiachio y Daniel Giannone: La familia en  el alegre verdor

Con la obra La familia en el alegre verdor, traducida al francés como La famille dans la joyeuse verdure, los artistas argentinos Leo Chiachio y Daniel Giannone obtuvieron el Segundo Premio de la Cité internationale de la tapisserie et de l’art tissé en Aubusson, Francia. El proyecto de los artistas nace del imaginario latinoamericano de la selva, que incluye el imaginario guaraní y hunde sus raíces en el realismo mágico, tan presente en la literatura latinoamericana.

En el mes de julio de 2013, Leo y Daniel quedaron seleccionados para esta competencia entre ciento cincuenta artistas provenientes de quince países. En la historia de la tapicería europea…verdor/

                        
hombre_teje_tres_caja_8


Resultado de imagen para chiachio y giannone

Leo Chiachio y Daniel Giannone: La familia en  el alegre verdor

Imagen relacionada

Imagen relacionada

Resultado de imagen para chiachio y giannone

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo


SAMUEL BOSSINI


samuel-bossini


Carta de despedida de un enamorado



Nada hay Amor. Nada. Ni brazos emergiendo de los bosques con dedos inclinados. Nada Amor mío. Ya nadie recuesta el Alma sobre aquel árbol que se curva sobre Agua pura y abundante. Nada hay Amor. Los cuerpos buscan un espacio donde correr de una punta a otra sin acabar como hormigas nerviosas dentro de un vaso. Unos sonidos de tijeras anuncian la levedad. ¿Quiénes se aman? ¿Podemos sentir el roce de sus labios como el Ala de una avispa? ¿Cómo Amar sin sentirse frente a un espejo construyendo un rostro? Nada Amor. Ni el ademán de leer las huellas de los rostros grabados en la almohada. Las manos pueden cerrarse y conservar un eco para luego liberarlo en un cuarto de baño. Todos somos ojos de una misma cabeza. Nada hay Amor. Puede verse con claridad cuando intentas en mitad de la Noche rehacer nuestros fantasmas famélicos y heridos. Suavemente el Cielo cambia sobre nuestras cabezas y nos hace danzar frenéticos sobre nuestros pies de toros y decir: nada hay Amor, sólo sea nuestro desvalido apego por matar y devorar la presa.



ODISEAS ELITIS









Salmo primero


Heme aquí pues,
el creado para las niñas y las islas del Egeo;
el amante de los saltos de las corzas
y sacerdote de las hojas del olivo;
el bebedor de sol y cazador de saltamontes.

Heme aquí justo al frente
del traje negro de los decididos
y del vientre vacío de los años, que abortó a sus hijos,
del grito del celo.
Una brisa disuelve los elementos y un trueno golpea las montañas,
¡Suerte de los inocentes, de nuevo sola, hete aquí, en los Estrechos!

En los Estrechos mis manos vacié
y otras riquezas no ví, y otras riquezas no oí,
sino fuentes frías que manan
granadas o Céfiros o besos.
“Cada uno y su arma”, dije:
en los Estrechos mis granadas abriré.
En los Estrechos, guardianes a los Céfiros pondré.
¡Liberaré los viejos besos que mi anhelo ha consagrado!
Una brisa disuelve los elementos y un relámpago golpea las montañas.

¡Suerte de los inocentes, eres mi propia suerte!



RAÚL HENAO


La imagen puede contener: 1 persona, selfie, primer plano y exterior
Foto: Claudia Patricia Arbeláez:  Henao. Festival I de Poesía 
de Rionegro. 2016.


Sol negro


Veo un sol rabioso devorado por un saltamontes
en la colina
que sólo la pluma fuente de la noche consigue
aplacar con los negros trazos de la tormenta.
Un sol loco y espumante corriendo en la colina
tras de mi ojo izquierdo, saltado y de negro
sombrero de copa,
Donde una estrella almidonada por el cuello
sirve el rubio champaña de la madrugada.
Pero hay quien prefiere un mar, un mar de violetas,
un mar de vino,
extendiéndose ante la mirada de los grises
mercaderes de la cordura.
Ah el mar de vino, mi querida visión del mar de vino
que aplaca la antigua nostalgia de la fiesta,
finalmente me abandona a la huracanada boquilla
de mis pensamientos.
Mi mensaje a bordo de una botella de náufrago.