martes, 12 de septiembre de 2017

PAUL B. PRECIADO

Imagen relacionada



Pornotopía

Arquitectura   y  sexualidad   en
«Playboy»  durante  la  guerra   fría


      ADVERTENCIA

Este  texto  es pura  ficción.  Algunos  de  los
capítulos  proyectan  los nombres  de  figuras  pú-
blicas  «reales»  en  unos  personajes   inventados
y  en  unas  situaciones  inventadas.  Cuando  en
esta  obra  se  utilizan  los  nombres  de  empresas,
de  medios  de comunicación  o  de políticos,  con
ellos  sólo  se  quiere  denotar  personajes,  imáge-
nes, la materia  de  los sueños  colectivos; no  de-
notan  ni pretenden  dar  una  información  priva-
da  de  personas  existentes,  en  carne  y hueso, 
ni vivas, ni muertas,  o nada  que  se le  parezca.

                   DAVID  FOSTER  WALLACE,
                       La  niña  del pelo  raro, 1989


Este  proyecto  surgió  de  una  noche  de  insomnio.  Veía
la  televisión,  mientras   intentaba  dormir   sin  éxito  en   mi
apartamento  de  Brooklyn,  cuando,  de  repente,  escuché   a
Hugh  Hefner,  el  director  de Playboy, la  más  influyente  re-
vista  para  adultos  del  mundo,  vestido  con  pijama,  batín  y
zapatillas  de  estar  en  casa,  hablando  sobre  la  importancia
de  la  arquitectura  en  el  imperio  que  él  mismo  había  crea-
do  en  1953: palabras  como  «domesticidad»,  «liberación  es-
pacial»  o  «ático  de  soltero»  tenían  una  resonancia  especial
en  el  discurso  de  Hefner.  Aquello  nada  tenía  que  ver  con
la  imagen  que  yo  me  había  hecho  hasta  entonces  de  la 
revista  de  las  chicas  desnudas  con  orejas  de  conejo.  
Al  día  siguiente  comencé  una  búsqueda   de  información    
que   me llevó  de  biblioteca  en  biblioteca,  hasta  que Playboy 
se  convirtió  en  parte  de  una  investigación  doctoral  en   
Teoría  de la Arquitectura  en  la Universidad  de  Princeton.
Así  fue  como Playboy acabó  siendo  un  laboratorio  crítico  
para  explorar  la  emergencia  de  un  nuevo  discurso  so
bre  el  género,  la  sexualidad,  la  pornogra…/pornotopia.pdf