sábado, 9 de septiembre de 2017

MARIANA ENRIQUEZ

Imagen relacionada




La poeta sangrienta

Su suicidio, los retratos donde asoma como un niño azorado, su figura entre andrógina y desalineada, las anécdotas y los diarios íntimos que se revelan con cuentagotas construyeron una imagen trágica y mágica de Alejandra Pizarnik. A su vez, el asunto de su sexualidad siempre ronda como inspiración o como pesadilla. Por reticencia o por exageración, todos los que la conocieron marcan un lazo entre su poética y su deseo hacia las mujeres. A cuarenta años de su muerte, más datos y más voces salen a la luz, y el misterio continúa bien guardado.

 Por Mariana Enriquez

El año pasado pasé varios meses sumergida en Alejandra Pizarnik para un perfil que se incluyó en el libro Los Malditos, de Ediciones Diego Portales, una editorial universitaria de Chile. De entre todxs lxs “malditos” del libro, Alejandra era la más famosa y, al principio, temía encontrarme con un mito inconmovible. Pero ese miedo se fue desarmando con las entrevistas. De entre todo el material que consulté…/soy/

                                                

                                             * * * * *


Silvina Ocampo. La pobreza le parecía divina
  
Por Mariana Enríquez



De chica, subida a un cedro, la escritora argentina Silvina Ocampo, hermana menor de Victoria, esperaba a los mendigos. “Algunos eran ciegos/con ojos del color de los ópalos o de las piedras de la luna/ otros rengos o mancos”, escribiría luego. La cronista Mariana Enriquez perfila a una de las cuentistas más importantes de nuestro país, una mujer tan rica como extravagante. Adelanto del libro La hermana menor, editado por Leila Guerriero, que la editorial Diego Portales acaba de publicar en Chile.


Silvina se trepa al cedro del parque por la tarde, cuando la familia duerme. Es verano y todas las ventanas de la casa están cerradas, para que no entre el calor. Si los mayores supieran que está ahí, sentada sobre una rama, comiendo terrones de azúcar con limón, la harían bajar y la castigarían. O quizás dejarían pasar la travesura: Silvina es la menor de seis hermanas, sus padres están cansados.../anfibia/



ME(Buenos Aires, 1973). Lic. en Comunicación Social. Ha colaborado en Radar del diario Página/12 y las revistas TXT, La Mano, La Mujer de mi Vida y El Guardián. Publicó su primera novela, Bajar es lo peor, a los 21 años. Le siguieron, entre otros, Cómo desaparecer completamente, Chicos que vuelven, Los peligros de fumar en la cama, Las cosas que perdimos en el fuego, Éste era el mar.