lunes, 10 de julio de 2017

RUBÉN VEDOVALDI


Resultado de imagen para ruben vedovaldi


EL PUCHERO Y LA PUCHA

ese hombre,
la pucha,
con su pucho de suerte gastándose temprano
la vianda envuelta en diarios camino del trabajo
-cuando le dan trabajo-

su desdentado peine
sus alpargatas rotas
su vuelo de paloma de cielo por retazos
su cacho de puchero cuando puede comprarlo;
su portátil a cuestas
con las pilas lluviosas de agotadas
y ese viejo pañuelo para saludar a otros
que la luchan de pie siempre adelante

ese hombre que camina sin caminos
con el pan de su pena
su penacho de sueños que el primer viento borra a cachetazos;
las uñas amarillas del otoño ceñudo
rasguñándole el brillo de los ojos

ese hombre, la pucha,
se chupa en el estaño del boliche
y se lo llevan preso por borracho
y su espalda es un pucho que se chupa ese látigo
de doblarse a destajo
para que alguno se alce con la chancha y los veinte
con el oro y el moro sin sudarla,
con la bolsa y la vida en todas partes

y aquel otro,
me cacho,
ese que juega pócker en su yate privado
se acuesta con la puta más fina del jet set
filma sus fastas fiestas en colores
sonríe en las revistas elegantes
figura en la dorada lista de distinguidos
se gasta millonadas en Cancún, en Miami
se toma vacaciones de tres años y medio
invierte fuertes sumas para las elecciones
y las inundaciones no le mueven un pelo

aquel otro,
carajo,
bebe whisky importado, tiene perro importado,
se caga en importado sobre los que trabajan
y marca la baraja
y sabe cargar dados

esos hombres
me cacho;
el puchero y la pucha para muchos
y algunos por el mundo
festejando


                                  1983