sábado, 8 de abril de 2017

ALFREDO LUNA





con nosotros, dios tiene mal comportamiento y cae

de esto se duele mi sangre: no tener una madre audaz y pendenciera;
apenas un animal ciego lamiéndose que ve árboles de espuma en la llanura,
olas de montañas en el cielo
y me ve hermoso con lanzas de veneno en la boca.

no. tengo una madre fiel a su pulcra desdicha;
sólo un fulgor de sombra y chorrros de ternura, mojan su nombre;
ella, ángel mustio se mira en el tiempo que la muerde
y nada le reprocha, sabe la inmutable batalla de someterse.

hasta el fin de los días seguirán doliéndome en la pena
sus embates de amazona temerosa y su derroche de lágrimas:
como ninguna, alma hostigada por el amor,
tan leal a  la soledad, como ninguna.
  
ojalá no gimiera desparramada entre el amanecer y el ocaso