viernes, 28 de abril de 2017

JORGE AULICINO


Resultado de imagen para JORGE AULICINO


La realidad increada


el hombre convierte el caballo en ganso en pez espada
la sombra de su mano

las formas no son infinitas:
la casualidad está sujeta
sólo la cabeza puede naufragar
en una idea llevada hasta el fin

lo cual sería suicidio por alegría:
el hombre convertido por fin en otra cosa
semejante a la nada

y en el aire a pesar de todo
un aire de feliz melancolía


                            De Estación Finlandia. 
                                 Poemas reunidos 1974-2011,
                                     Bajo la Luna, BsAs, 2012.


SILVIA GUERRA


Resultado de imagen para SILVIA GUERRA


Ojo de agua

En el campo tranquilo duerme el alba
está tu nombre ahí merodeando la sombra
como eco rozando con la vara los metálicos
mimbres que en ramalazos traen estrías de
luz en el rielar quietísimo del agua recostada
en las hojas de los álamos dulces. Llega hasta
aquí como la misma sombra y al músculo
enaltece sin nombrarlo, otro golpe en el pulso,
finísimo ramaje enardecido, algún pájaro canta
o gorjea, lejos– avisando– agorero. En algún sitio
empieza la lluvia, deliciosa.
Y cuando el blanco del albor tiña las líneas
y suene entre las hojas el aire del estanque
es Alma, estremecida pronunciando
mi amor la sola línea. Sin pájaro
Tu nombre.



jueves, 27 de abril de 2017

LUCIANA MELLADO


Imagen relacionada


La siesta

                           para Andy, cada vez


Crece el silencio
adentro
de las cosas.

La siesta te abraza.

Nadie prende velas
bajo una luz rabiosa.

El único que importa
está durmiendo,

lejos de esta boca
que quiere hablar
está durmiendo.

Bajo el sol excesivo
me falta
que despiertes.

                             de Animales pequeños




XXIII


Como un nido de barro
era mi casa
con paredes y cal
en blanco y rosa.
Eran lindos colores,
sí eran lindos.
La cal eran las piedras
de un pozo hondo.
¡Qué fuerte brillaba el sol
desde allá abajo!
En el pozo había pájaros
y sombras
pichones que caían
de los nidos.
Mi pueblo era pequeño
hija
como todos los pueblos.

                            de Aquí no vive nadie



miércoles, 26 de abril de 2017

IRENE GRUSS


Resultado de imagen para irene gruss


SILENCIO                          


Es aquí un misterio natural,
aquí donde el silencio es mago,
mi señor. Lo único que cruje es el pasto.
El amor resuena
como un verso antiguo.
Resuena menos que el silencio
y más que los grillos.
Nadie ocupará su lugar, su silla.
Canta conmigo como yo,
con la boca cerrada. Tranquilo como yo despierta
y pone a mover las cosas,
a que hagan su ruido. El silencio sabe
por qué calla; hace decir y calla.
Misterio natural a la hora dorada.



JUAN SALZANO


Resultado de imagen para JUAN SALZANO


XX


monstruo flujo monstruo menstruo
mantra un entre de ingrávido trino
recorre mis escamas una por una
hasta minar el cuerpo y su intacta telaraña

trino guía o más bien trino
brujo que dispersa el tímpano de leche
y lo adhiere a la paciencia abisal
de un iceberg que lentamente se desangra

el témpano vivo adelgaza al invocar
el viaje del trino el enfático trineo
por cada viraje transpira una bruma
sin escamas vuelve el cuerpo hecho glaciar

monstruo vaina menstruo slalom
si hubiera acaso un pensamiento hialino
para rozar esta crin apenas de un hachazo
o la crisma bajo hechizo de esta reciente amebaba

monstruo halo maestro hielo si me
autoiniciara

                  Ameba Maga, Hekht, Buenos Aires, 2015



LORENA CURRUHINCA


Resultado de imagen para lorena curruhinca


Mientras leo y vos dormís.
Abro el cuaderno.
Está la frase boba
copiada de vieja enciclopedia
roja que regaló mamá.
"La palabra o el lenguaje. Hecho
cultural que nos rodea".
Fácil sería usar
la comparación obvia.
Escribir: sos abrazo;
hueco por donde
está mi cuerpo
-afuera el resto-.
Pero dormís sin
rodearme. Tengo el corazón
como tapita de
gaseosa pisoteada.




X-men


Nong Youhiu tiene los ojos azules, azules.
Le dicen niño-gato, porque ve en la oscuridad
y sus ojos brillan.
Nong puede cazar grillos
sin necesidad de usar linterna.
Unos médicos lo encerraron en una habitación sin luz
le dieron cartas y una a una él indicó cuáles eran.

¿El fulgor que emite será como la bioluminiscencia
de las luciérnagas
o como el de los peces abisales? ¿Servirá de señal
de apareo o podrá utilizarlo de carnada?

¿Cómo vas a leer historietas de mutantes con un aparato con pilas,
tapado con sábanas de esos mismos seres evolucionados
si ya sos uno de ellos?
¿Tus pupilas se estrechan verticalmente, Nong?
¿Verás insectos, mascotas, parientes con visión infrarroja?
¿Podrás guiarnos según el calor que emitan nuestros cuerpos
hacia otros similares?

Un profesor nos dijo que en miles de años
se nos caerá el pelo y que no tendremos más dedos meñiques
en un salto evolutivo. Seguramente no calculó que alguien
vería donde nadie puede, acaso sin temer.
Mis hijos, entonces, ¿podrían desarrollar membranas interdigitales
como las ranas o los patos? Querrán ser como aquaman, o como Nong,
tener adaptaciones inusuales, nadar a una velocidad mayor,
soportar mayor presión acuática o tendrán miedo de ser llamados
por nombres que reverencien sus características y no poder alejarse
jamás de tener ojos azules, azules
y de que el mundo todavía no esté listo para dejar de temer a la oscuridad.



martes, 25 de abril de 2017

VLADIMIR NAVOKOV


Vladimir Nabokov. Switzerland, 1960-1970's.:


PÁLIDO FUEGO


Poema en cuatro cantos


 CANTO PRIMERO


Yo era la sombra del picotero asesinado
por el falaz azur de la ventana;
era la mancha de plumón ceniza, y vivía,
volaba siempre en el cielo reflejado.
Y desde adentro también me duplicaba,
yo mismo, mi lámpara, la manzana en un plato:
corriendo la cortina, el vidrio oscuro
suspendía los muebles en la hierba,
¡y qué delicia cuando…pdf

JOSÉ HIERRO




Alegría


Llegué por el dolor a la alegría.
Supe por el dolor que el alma existe.
Por el dolor, allá en mi reino triste,
un misterioso sol amanecía.

Era alegría la mañana fría
y el viento loco y cálido que embiste.
( Alma que verdes primaveras viste
maravillosamente se rompía. )

Así la siento más. Al cielo apunto
y me responde cuando le pregunto
con dolor tras dolor para mi herida.

Y mientras se ilumina mi cabeza
ruego por el que he sido en la tristeza
a las divinidades de la vida.



                            De Alegría, 1947

viernes, 21 de abril de 2017

CARLOS APREA





ARDITTI


Entre cardos y pastos desmesurados
la vieja estación
naufraga
con la caída de la tarde.
Unos perros flacos
aúllan su soledad al vernos,
por un momento,
entre las sombras
del tinglado en ruinas,
vuelve a pasar el tren.


                         de Pueblos fugaces



martes, 18 de abril de 2017

JOHN BERGER


La imagen puede contener: 1 persona, fumando y primer plano
                        JB intervenido por Juan Carlos Villavicencio


Lejos


¿Fue mi padre
quien trazó este bosque?

¿Es histórica
la mano
      que rasca la cerilla?

inquirió el viento
y las lenguas de fuego
respondieron.

El fuego del emigrante.

Arrodillado
para equilibrar la sartén
madre en tu cocina
pañuelo a la cabeza
te recuerdo
y te vuelvo a llamar

Las amapolas de tu huerto
salpican mis nubes.


                          Trad. Pilar Vázquez



ANTONIO MEDINILLA


Resultado de imagen para ANTONIO MEDINILLA


de poéticas I



que el Sentido
no hurte el libro
ni la vida

*

no hay nadie
en las páginas

*

el libro de la vida
en el silencio del libro

*

aún más delgada

que ni el aire quepa
pero que respire

*

ahora
donde nunca habla

*

dura durante
lo que sigue sucediendo

*

obvio
cíclico
tarde

*

no conozco a mi hermano
no conozco su libro

*

la nada
habla de esto

*

hay un azul
que dice silencio
pero eso no importa

*

lo dice
sin contexto

*

no tengas miedo

en la otra habitación
hubo tres personas
a causa de la escritura

*

detrás de mí
no hubo nadie

nada de nadie
se dijo

*

a good cast
is worth repeating

*

yo no hablo así

te lo he dicho
mil
veces