viernes, 20 de enero de 2017

CHARLES SIMIC


Imagen relacionada


A los sueños

Aún vivo en todos mis antiguos domicilios
uso lentes oscuros incluso bajo techo
comparto en secreto mi cama con fantasmas
y visito la cocina después de medianoche

para revisar la llave del fregadero.
Llego tarde a la escuela, y cuando llego
Nadie parece reconocerme.
Tomo asiento aparte, rechazado y segregado.

Ah esas pequeñas tiendas abiertas sólo de noche
donde hago mis modestas compras
esas salas de cine en ruinosos vecindarios
donde todavía exhiben viejas películas de mi vida.

¿El héroe lleno siempre de una estrambótica esperanza
pierde todo —qué importa lo que sea— al final?
Luego salgo a la helada, incrédula luz
y aguardo en la puerta mordiéndome los labios.


                           Trad. Rafael Vargas