lunes, 10 de octubre de 2016

ELOY TIZÓN

SÉRGIO JOCKYMANN


Resultado de imagen


Te deseo primero que ames,
y que amando, también seas amado.
Y que, de no ser así, seas breve en olvidar
y que después de olvidar, no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así,
pero que sí es, sepas ser sin desesperar.

Te deseo también que tengas amigos,
y que, incluso malos e inconsecuentes
sean valientes y fieles, y que por lo menos
haya uno en quien confiar sin dudar.

Y porque la vida es así,
te deseo también que tengas enemigos.
Ni muchos ni pocos, en la medida exacta,
para que, algunas veces,
te cuestiones tus propias certezas.
Y que entre ellos, haya por lo menos uno que sea justo,
para que no te sientas demasiado seguro.

Te deseo además que seas útil, más no insustituible.
Y que en los momentos malos, cuando no quede nada más,esa utilidad sea suficiente para mantenerte en pie.

Igualmente, te deseo que seas tolerante,
no con los que se equivocan poco,
porque eso es fácil,
sino con los que se equivocan mucho e irremediablemente,
y que haciendo buen uso de esa tolerancia, sirvas de ejemplo a otros.

Te deseo que siendo joven no madures demasiado de prisa,y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,
y que siendo viejo no te dediques al desespero.
Porque cada edad tiene su placer
y su dolor y es necesario dejar que fluyan entre nosotros.

Te deseo de paso que seas triste.
No todo el año, sino apenas un día.
Pero que en ese día descubras
que la risa diaria es buena, que la risa
habitual es sosa y la risa constante es malsana.

Te deseo que descubras,
con urgencia máxima, por encima
y a pesar de todo, que existen,
y que te rodean, seres oprimidos,
tratados con injusticia y personas infelices.

Te deseo que acaricies un perro,
alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero
erguir triunfante su canto matinal,
porque de esta manera,
sentirás bien por nada.

Deseo también que plantes una semilla,
por más minúscula que sea, y la
acompañes en su crecimiento,
para que descubras de cuantas vidas
está hecho un árbol.

Te deseo, además, que tengas dinero,
porque es necesario ser práctico.
Y que por lo menos una vez
por año pongas algo de ese dinero
frente a ti y digas: "Esto es mío".
Sólo para que quede claro
quién es el dueño de quién.

Te deseo también que ninguno
de tus afectos muera, pero que si
muere alguno, puedas llorar
sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.

Te deseo por fin que, siendo hombre,
tengas una buena mujer, y que siendo mujer,
tengas un buen hombre,
mañana y al día siguiente, y que cuando
estén exhaustos y sonrientes,
hablen sobre amor para recomenzar.

Si todas estas cosas llegaran a pasar,
no tengo más nada que desearte.


Para leer la versión en portugués hacer clic aquí: http://www.socavon.net/Archivo/jockymann.htm


                /sergio-jockymann-desejo-os-votos-te


SAMUEL BECKETT



                  beckett


Gnomo

Pasa tus años de aprendiz derrochando
Valor por tantos años de ir vagando
A través de un mundo que con cortesía
De la torpeza de aprender se libra

                    Versión de Jenaro Talens

N. DEL T.:
Inspirado por el Xenien de Goethe, se publicó por 
primera vez en el Dublin Magazin,
vol.IX (julio-septiembre de 1934)


Los huesos de eco

asilo bajo mis huellas todo este día
sus sordas francachelas mientras la carne cae
hendiendo sin temor ni  viento favorable
guantílopes del sentido y el absurdo transcurren
tomados por los gusanos por lo que en verdad son


                      Versión de Jenaro Talens



LORENZO GOMIS


Resultado de imagen para LORENZO GOMIS


       Carrera de caballo

               V

Volvimos tarde. La carrera de caballos había
terminado.
Volvimos muy tarde. El desfile
lento de coches, la lenta
playa del regreso, con agua
y cansancio, la lenta
vuelta a empezar, a casa,
a la oscura, silenciosa razón hecha, hecha.
Volvimos tarde. Nada
quedaba ya de todo. Nada
quedaba de la tarde gloriosa, vivida. Nada
quedaba. Y los caballos,
la verde frescura gozosa, la hierba,
el ardor de la charla, la pasión
ligera, todo
estaba olvidado.
Volvimos tarde.
La carrera de caballos había terminado.

                              de La arena (1967)


LG(Barcelona, 1924 -2005). Poeta y periodista.

ROBERTO MASCARÓ


Resultado de imagen para roberto mascaró poemas


París 2010


1

Paaaaaaaaaaaaaaaaarís
palabra demasiado grande
para la boca

Paaaaaaaaaaarís huele a pis
a sudor
a moules
y a poison
y a crépes
y a potage
y a turista cansado

Paaaaaaarís
ya no es París
es la retroalimentación
de París

Quedan los nombres
Sorbonne
Invalides
Montparnasse
y el profe de Historia
kebab en una mano
y en la otra el portafolios
(en el Luxemburgo mágico)
baja de su Renault
eléctrico
plegable
en Paaaarís de Vallejo y de Huidobro
(los chilenos, campeones de poesía)


2

Como Ulises Fernández
al llegar a Juliapa:
no caben en los ojos
las imágenes,
no caben en el paladar
los sabores,
no caben en la nariz
los aromas,
no cabe en los oídos
el canto
de la lengua más bella

3

Aquí las lenguas todas
se cortan
como la mantequilla
con un cuchillo tibio


                         de Nómade Apátrida, 2012



JAVIER SICILIA




El pescador

A mí, Simón, que sólo sé de Dios
el aroma del mar sobre las playas
y el resplandor del sol
sobre la humilde red de mi atarraya,
me llamó y desde entonces lo he seguido.
Ignoro lo que ocultan sus metáforas
y su doctrina del perdón que borra
las vidas del pasado.
Sólo sé que lo amo inmensamente,
como he podido amar una alborada
o el filo de la luz sobre los peces
o el chasquido del mar contra las barcas.
Ya nada queda en mí de aquellas cosas
que fueron mi pasión y mi alegría.
Sólo me habita Él, ay, tan adentro
Que me ha arrancado todo, hasta mi nombre
y me ha dejado inerme cual la piedra.

                             De Tríptico del desierto
                       


HORACIO AIGE


Mi foto


NADIE

Nadie.
Ni línea ni extensión ni tiempo
ni derrotero azul
ni abismo en movimiento.
Solamente una luz
o nuestros ojos como vientos de íntimas mareas
si la voz
no es más que un sueño
y si el amor
en su propio rostro inscribe
un alto paroxismo de amapolas
en la perfecta rivera inmóvil
clausurada entre dos instantes.

Yo sé estatuas.
Yo sé otoños.
Duro solsticio de aves
por ritos en declive
hímnicamente danzando.O altos insondables espejos
naufragando a distancia.
O fuegos fatuos de mandrágoras
entre el siempre y el jamás.

Yo sé columnas.
Yo sé días.Eclipsadas mariposas
en el punto más extremo del límite
desligando ese punto , de otro , inefable,
como término de pavor
en el blanco centro del suicidio
inquiriendo lo inescrutable.

Nadie.
Ni torres ni lagos
ni tatuaje de las tardes
en las extrañas sinuosidades del aire.
Sólo águilas de alta mar
sobre la absuelta intimación de los mástiles
o absurdas y resentidas epístolas
rayadas por escuadras rojas y meteoros infernales.
Nadie.
Tan sólo lo inútil
como si de aquel árbol
su duramen se desanillara
hasta la imperiosa potencialidad
de su propia ausencia.
Nadie.
Tan sólo lo inútil
como un vasto alarido de silencio.



CARLOS PEREIRO



                               Foto: Verónica Yattah


Adúriz en su departamento de Peña


Homenaje al poeta argentino Javier Adúriz, tributado en la librería El Espejo Libros, el 28 de diciembre de 2011. Este homenaje fue realizado por María Teresa Andruetto y Antonio Moro, quienes leyeron poemas del autor. La escritora Gabriela Robledo leyó la carta de Carlos Pereiro, editor e íntimo amigo de Adúriz. Pereiro publicó la mayoría de los libros de poemas y los trabajos de ensayo poéticos de nuestro poeta.



Carta de Carlos Pereiro


 Me provoca una enorme satisfacción que Antonio haya decidido homenajear a Javier Adúriz en su librería presentando su último libro “Los nada”. No voy a hablar de la poesía de Javier, ya lo harán, con mayor autoridad, María Teresa Andruetto y el propio Antonio.
Javier fue una de las mejores personas que conocí en mi vida: inteligente, noble y, sobre todo, generoso. Ediciones del Dock sería mucho menos de lo que es si no hubiera contado con el apoyo permanente de él.
Basta y sobra con el relato de nuestro primer encuentro para que sepan qué clase de persona era:
Javier editaba una revista llamada “León en el bidet” que le hizo un reportaje a Giannuzzi. Joaquín, otro gran amigo, me dijo un día que iba a venir a verme Adúriz para que le presupuestara un libro. Nos encontramos unos días después. Le di una cifra y Javier me dijo que disponía de otra un poco menor. Dije que estaba bien, al fin y al cabo había venido recomendado por Giannuzzi. Entonces me dio la carpeta con el material a publicar y me sorprendió ver que él no era el autor del libro. Ante mi pregunta me dijo que ese poeta había mandado unos textos muy buenos que la revista publicó, que él le escribió una carta diciéndole al autor que debería editarlos a lo que el poeta respondió que era lo que ansiaba, pero no tenía el dinero para hacerlo por lo que él había decidido correr con los gastos.
Ahí, en esa tarde, creo que de 1998, nos hicimos amigos. Viajamos juntos a presentar el libro a la provincia del poeta, poco después, como si nos conociéramos de toda la vida. Al año siguiente la editorial publicó “La forma humana”, el primero de los seis libros que Javier sacó en Ediciones del Dock.
Fundó una colección de traducciones, y más acá en el tiempo, junto a Oteriño y Sylvester, la colección “Época” de ensayos sobre poesía.
Siempre era una alegría verlo, porque estaba lleno de proyectos, de pasión y de amor por la poesía y los amigos.
Ediciones del Dock está trabajando en la edición de su poesía completa, lo menos que merece de nuestra parte por ser quien era, más allá de todo, un poeta extraordinario.
Además, y eso no es poco para mí, era hincha de Racing.
Lo extraño. La editorial y yo ya no somos los mismos sin él.
Mi agradecimiento y mi abrazo para Antonio, María Teresa y todos aquellos que se hayan acercado a escuchar los versos de este poeta notable.

                                                                                             Carlos Pereiro.



JOHN WILLIAMS