viernes, 29 de abril de 2016

CARLOS ENRIQUE BERBEGLIA





VI Ricercare, los amantes


Esas telas de araña ennegrecidas por el hollín de los incendios,
la sangre de los fugitivos moteando los vellones de lana,
nieve en los valles y mesetas cubriendo algún erial reseco,
la playa soportando la fetidez de los pescados muertos,
la luna, en su verde aterrador bajo los eucaliptos,
el viento, como una maldición fugaz en los cañaverales…

y ellos dos, bebiendo las gotas de vino que les restan
y afuera, a la intemperie, las metamorfosis del mal
buscándolos sin tregua
y la sordera de Dios cayendo sobre las ciudades
que todavía
resisten el asedio.


             de “Pantomima y desierto”
             Editorial AmaruBuenos Aires, 2003



JOSÉ ASUNCIÓN SILVA


José Asunción Silva


SINFONÍA COLOR DE FRESA CON LECHE


                           A los colibríes decadentes


¡ Rítmica Reina lírica! Con venusinos
cantos de sol y rosa, de mirra y laca
y polícromos cromos de tonos mil
oye los constelados versos mirrinos,
escúchame esta historia Rubendariaca,
de la Princesa verde y el paje Abril,
Rubio y sutil.

El bizantino esmalte do irisa el rayo
las purpuradas gemas; que enflora Junio
si Helios recorre el cielo de azul edén,
es lilial albura que esboza Mayo
en una noche diáfana de plenilunio
cuando las crisodinas nieblas se ven
¡ A tutiplén!

En las vívidas márgenes que espuma el Cauca
áureo pico, ala ebúrnea, currucuquea
de sedeñas verduras bajo el dosel
do las perladas ondas se esfuma glauca
¿es paloma, es estrella o azul idea?...
Labra el emblema heráldico de áureo broquel
Róseo rondel.

Vibran sagradas liras que ensueña Psiquis
son argentados cisnes hadas y gnomos
y edenales olores, lirio y jazmín
y vuelan entelechias y tiquismiquis
de corales, tritones, memos y momos
del horizonte lírico nieve y carmín
Hasta el confín.

Liliales manos vírgenes al son aplauden
y se englaucan los líquidos y cabrillean
con medievales himnos al abedul,
desde arriba Orión, Venus, que Secchis lauden
miran como pupilas que cintillean
por los abismos húmedos del negro tul
Del cielo azul.

Tras de las cordilleras sombras, la blanca
Selene, entre las nubes ópalo y tetras
surge como argentífero tulipán
y por entre lo negro que se espernanca
huyen los bizantinos de nuestras letras
hasta el Babel Bizancio, do llegarán
Con grande afán.

¡ Rítmica Reina lírica! Con venusinos
cantos de sol y rosa, de mirra y laca
y polícromos cromos de tonos mil,
éstos son los caóticos versos mirrinos
ésta es la descendencia, Rubendariaca,
de la Princesa verde y el paje Abril,
¡ Rubio y sutil!