lunes, 4 de enero de 2016

GUILLAUME APOLLINAIRE





Siempre

                          A Madame Faure-Favier


                     Siempre
Iremos más lejos sin avanzar jamás
Y de planeta en planeta
   
De nebulosa en nebulosa
El don Juan de los mil y tres cometas
Aún sin moverse de la tierra
Busca las fuerzas nuevas
Y toma en serio a los fantasmas
Y tanto universo olvidan
A los grandes olvidadores
Quién sabrá pues hacernos olvidar tal o tal
Parte del mundo
Dónde está el Cristóbal Colón a quien se deberá
El olvido de un continente
                       Perder
Pero perder realmente
Para dar paso al hallazgo
                       Perder
La vida para hallar la victoria


                          Trad. Rodolfo Alonso



Un poema


Entró
Se sentó
No mira al pirógeno de cabellos rojos
El fósforo llamea
partió

                          1916


                                    Trad. R.A.



GUILLERMO MARTÍNEZ GONZÁLEZ





MUCHACHA EN EL RÍO


Recuerdo tu pubis bajo la sombra del puente.
El ruido del agua junto a tu cuerpo.
Recuerdo la salvajina y tu voz que sobresalía
del Chorro de las Piedras. Te recuerdo
junto al caballo, junto a la estrella que descendía
del árbol. Te recuerdo así: desnuda
sobre las piedras del río.




EL AGUA QUE LLEVA EN SUS BOLSILLOS


Vendrá entonando la Rapsodia de Saulo
Y te hablará de un río
Del cuerpo blanco
De las mariposas en la sombra
Del lenguaje chino
De la luna y el pasto.
Espéralo muchacha
Vendrá en el mes de mayo
En el mes de los días de lluvia
Y del movimiento de los árboles
Bajo la luz de las estrellas.
Espéralo
No dudes
El maneja la trayectoria del sol
Y tiene tu signo
Y todo será tan simple

Como el alma de los pájaros.



TRISTAN TZARA




Elegía para la llegada del invierno


Amada, (escucha) se quejan los chopos porque te estás yendo
y yo pienso: que no tengas frío
Abrígate bien, llévate libros para leer
(encontrarás una noche una azucena marchita)

Sé cómo será; (comedia) me llevaré un pañuelo limpio
para llorarme todo el dolor y para toser por resfriado
después la extenderé al viento cuando estés lejos― 
pensamiento honrado
y pensaré en el tiempo de otrora buscando en la 
calle otra muchacha

piénsatelo; allá tal vez nadie te esperará
y llorarás, tendrás remordimientos, la vida es triste es triste
recordarás siempre el ondear del pañuelo
que desatará un viento cruel sobre tu jardín
vaciando los senderos, desarraigando el pensamiento casero

escucha mis consejos cuerdos
quédate junto a la mesa callada y sigue cosiendo
no has acabado aún el vestido de seda
escucha mis consejos cuerdos.

Amada, llega el invierno y tú estás yéndote
Y el caballo viejo y podrido en el jardín
Ya no tiene crines ni orejas; yo espero la luna llena
Para cabalgar sobre él y correr detrás de ti, luz   (Entiendes…)



                      Versión de Darie Novácenau



DARÍO LEMOS





Poema  


Mi alma no soporta los lugares.
Estoy sólo, pero una cortina interna me ciega
y hace mi piel mil veces más pesada.
He aquí que respiro sólo humo
y a veces quisiera matar a esa señora.
¿Seré yo el hundido de mi generación?
¿El que no mentirá para obtener el oro?
¡Ah!, yo mentiría por el oro
para poder regresar
y ver el paisaje y quedarme dormido sobre 
esos dos cuerpos.

Soledad, refréscame.



JULIO LLINÁS





Delicias 


escapaba hacia los grandes templos,
catedrales del Gin,
santuarios del comercio la política,
puentes y cárceles, delicias.
Y el astillero sagrado
de la Ciencia.
Abandonaba
algunas plantas amistosas
y una morada invisible.
Amaba el brillo de esas fieras
que se descubren en el canto
y que son dueñas de la guerra.
Caía,
como los reyes en el trópico
en un tornado indescriptible.