lunes, 10 de octubre de 2016

CARLOS PEREIRO


                            


Adúriz en su departamento de Peña


Homenaje al poeta argentino Javier Adúriz, tributado en la librería El Espejo Libros, el 28 de diciembre de 2011. Este homenaje fue realizado por María Teresa Andruetto y Antonio Moro, quienes leyeron poemas del autor. La escritora Gabriela Robledo leyó la carta de Carlos Pereiro, editor e íntimo amigo de Adúriz. Pereiro publicó la mayoría de los libros de poemas y los trabajos de ensayo poéticos de nuestro poeta.



Carta de Carlos Pereiro


 Me provoca una enorme satisfacción que Antonio haya decidido homenajear a Javier Adúriz en su librería presentando su último libro “Los nada”. No voy a hablar de la poesía de Javier, ya lo harán, con mayor autoridad, María Teresa Andruetto y el propio Antonio.
Javier fue una de las mejores personas que conocí en mi vida: inteligente, noble y, sobre todo, generoso. Ediciones del Dock sería mucho menos de lo que es si no hubiera contado con el apoyo permanente de él.
Basta y sobra con el relato de nuestro primer encuentro para que sepan qué clase de persona era:
Javier editaba una revista llamada “León en el bidet” que le hizo un reportaje a Giannuzzi. Joaquín, otro gran amigo, me dijo un día que iba a venir a verme Adúriz para que le presupuestara un libro. Nos encontramos unos días después. Le di una cifra y Javier me dijo que disponía de otra un poco menor. Dije que estaba bien, al fin y al cabo había venido recomendado por Giannuzzi. Entonces me dio la carpeta con el material a publicar y me sorprendió ver que él no era el autor del libro. Ante mi pregunta me dijo que ese poeta había mandado unos textos muy buenos que la revista publicó, que él le escribió una carta diciéndole al autor que debería editarlos a lo que el poeta respondió que era lo que ansiaba, pero no tenía el dinero para hacerlo por lo que él había decidido correr con los gastos.
Ahí, en esa tarde, creo que de 1998, nos hicimos amigos. Viajamos juntos a presentar el libro a la provincia del poeta, poco después, como si nos conociéramos de toda la vida. Al año siguiente la editorial publicó “La forma humana”, el primero de los seis libros que Javier sacó en Ediciones del Dock.
Fundó una colección de traducciones, y más acá en el tiempo, junto a Oteriño y Sylvester, la colección “Época” de ensayos sobre poesía.
Siempre era una alegría verlo, porque estaba lleno de proyectos, de pasión y de amor por la poesía y los amigos.
Ediciones del Dock está trabajando en la edición de su poesía completa, lo menos que merece de nuestra parte por ser quien era, más allá de todo, un poeta extraordinario.
Además, y eso no es poco para mí, era hincha de Racing.
Lo extraño. La editorial y yo ya no somos los mismos sin él.
Mi agradecimiento y mi abrazo para Antonio, María Teresa y todos aquellos que se hayan acercado a escuchar los versos de este poeta notable.

                                                  Carlos Pereiro.