domingo, 30 de octubre de 2016

SEVERO SARDUY


Resultado de imagen para severo sarduy


INTER FEMORA


Lúbrica hada
a dolor ida
metida
sacada

con cuidado
con K.
Y.

de lado
…sí:
¡ay!

                                  Mete!
Y si ardor o pudor o amor ay, saca!
Lamida maruga, mojada matraca
entra mejor. Si en este brete
                            se te
cae, recobra su natura de estaca:
hueso embadurnado de laca,
de perro mascado tolete.

Foutez allègrement! La vida es eso:
darle hasta que se caiga a la sin hueso
untada con “K.Y.” (sabor a menta).

Considerar sin fin el fin de cuenta:
uñas y pelo y sobre la osamenta,

blanda corona, derramado el seso.

                                  De Big Bang


                     A Arturo Carrera

La letra con sangre entra.
Como el amor. Mas no dura
en el cuerpo la escritura,
ni con esa herida encuentra
paz el amante. Se adentra
en el cuerpo deseoso
y más aumenta su gozo
con su mal. Alegoría
de nuestra postrimería:
jeroglífico morboso.

               De Un testigo fugaz y disfrazado


WLADEMIR DIAS-PINO

VICENTE GERBASI


 Resultado de imagen para VICENTE GERBASI


EN EL FONDO FORESTAL DEL DÍA

El acto simple de la araña que teje una estrella
en la penumbra,
el paso elástico del gato hacia la mariposa,
la mano que resbala por la espalda tibia del caballo,
el olor sideral de la flor del café,
el sabor azul de la vainilla,
me detienen en el fondo del día.

Hay un resplandor cóncavo de helechos,
una resonancia de insectos,
una presencia cambiante del agua en los rincones pétreos.

Reconozco aquí mi edad hecha de sonidos silvestres,
de lumbre de orquídea,
de cálido espacio forestal,
donde el pájaro carpintero hace sonar el tiempo.
Aquí el atardecer inventa una roja pedrería,
una constelación de luciérnagas,
una caída de hojas lúcidas hacia los sentidos,
hacia el fondo del día,
donde se encantan mis huesos agrestes.



ASHUR ETWEBI

CARLO BORDINI





“La poesía, el arte crean una hiperverdad”

Entrevista
Por Elmer Arana y Javier Arnao:


Elmer Arana: Carlo, cuéntanos, ¿cómo te ha recibido Lima?

Carlo Bordini: Pues bien, muy bien. Ese libro es simplemente una antología, con todos los límites que tiene una antología. La antología es una cosa similar al museo. El museo puede ser formidable, pero tiene algo de museo. No sé cómo se puede decir. Entonces, el libro es para mí una antología, y no sé.../la-poesia-el-arte-crean-una-hiper

ENRIQUE MUJICA


Resultado de imagen para enrique mujica poeta


Dejar llover y
dejar caer el sol
como algo imposible,
volver a comer
en casa
de mi madre,
arroz amarillo,
carne seca,
aroma verde
y tiempo,
sin pesadumbre
entre la espuma azul
de las petunias
y el rosal blanco,
sin preguntarme
nada,
sin responderme
nada,
como me imagino
que debe vivir
Dios.

                 De Poemas del decir


 Resultado de imagen para enrique mujica poeta

Yo tan esclavo,
tan pobre de esperar,
tan muerto de pensar,
tan seco de escribir,
tan sabio en mi cofre de momia,
en mi pergamino de sangre,

y ella tan viva de vivir,
tan viva de ser joven,
de ser bella, de ser nadie,
silvestre y en sazón,
fruta de la estación,
tan viva de ser fresca,
de ser dulce, de ser desconocida,
de ser desperdiciada,
ebria y jugosa y rojo hembra,
que no escribe.

                     De Vigilia de los metales


 Resultado de imagen para enrique mujica poeta


NOVIEMBRE

Vino noviembre
en el sabor del higo,
en un hervor de avena
y en la nuez de los días
solísimos y distantes.
Vino en el olor del pan
y en la albahaca,
en la genuflexión
de los árboles silentes
y apartados.
Noviembre es hoy
cuando es por fin verano,
Dios esplendente del
sentir oscuro, con estrellas
de la medianoche
y trueno
y niebla sobre el cielo
de aluminio y nácar.
Qué alegría, noviembre,
qué insoportable alegría
para llorar a solas, para vivir
y revivir horas de aroma,
dulces antiguos, lentos atoles,
raros perfumes.
Qué alegría, noviembre,
para ser eterno en este instante,
cuando es levísima y dulcísima
la nostalgia, cuando el olvido
es una madre
que entreabre ventanas
y desvanece sombras.


                De Direcciones de vuelo



MICHAEL KITCHEN

sábado, 29 de octubre de 2016

ISAÍAS GARDE


Resultado de imagen para isaias GARDE


LULLABY


la mató en el aire

la mugre será
antes o habrá
sido
después
de esa tersa
canción
sordomuda

del aire

ni después ni antes
la seguirá matando

jurará si lo hicieran
jurar –porque
querrán que
jure y sobre qué va a jurar o dejar de
jurar un
asesino en el aire-

jurará si lo hicieran
jurar
que ni
después que ni
antes
la mató


ni volverá a
matarla




Flâneur

                         Chaque alouette qui va et 
                           vient m'est connue
                                                                                                                    Paul Verlaine


duro
reverberante puro
como piedra
de
sal

acá viene y
ahí va se
acomoda en la mesa del
fondo se toma
las otras
22
gehenas del fuego con
hielo y se
pierde y se
encuentra contándote del

aire de
Verlaine del fuego de la
tierra del agua de
Verlaine de un solo
texto
de Verlaine de
una línea en un
texto  que
-ponele- es de
Verlaine y

encontrado y perdido
se va

y acá viene y ahí
va



LILIA ARMESTO


Mi foto


SI LLAMA

Si me llama dile que no atiendo,
si te pregunta por qué dile que estoy:

trabada
resentida
desganada
imperfecta
caprichosa
monótona
antojadiza
lunática
exonerada

O de lo contrario, dile que estoy:

admirable
excelente
asombrosa
mágica
fantástica
prodigiosa
fascinadora
quimérica
fabulosa
espléndida
atractiva
milagrosa
maravillosa

Por favor, fíjate en lo que me cuadre y se lo dices.



                                    de Abrir ventanas, 2014



domingo, 23 de octubre de 2016

MAROSA DI GIORGIO


 


LUMÍNILE

5

Cada uno tiene su cruz; así que fuimos a tomarla.
La mía era de latas oscuras y doradas. La ajusté a mi
espalda. Otros proseguían en la búsqueda. Uno, cerca,
me dijo: -Y ¿Por qué no tomas otra? Como si fuera eso
posible.
Empecé a andar.
Había quienes lloraban y se quejaban. era el atardecer;
pero aún se veía todo, claramente.
La cruz a cada rato se ajustaba más a mí. Íbamos
cruzando matas, matorrales, arboledas.
La cruz comenzó a tintinear, a murmurar. ¿Cómo?
¿La cruz me hablaba?
Me temblaron las piernas. Por disimular empecé
a hacer el elogio de las manzanas y las mariposas que
nos salían al paso; hacía su gran encomio. Y cada
vez que esto yo hacía, la cruz me daba apretoncitos
obscenos. Hasta que, al final, cerca del último álamo,
la cruz se amoldó aún mas a mí, y me violó profunda
mente. Yo quedé muda.
En lo hondo comentaron.
El cielo estaba tenue, un poquito en mascarado.



                             de Rosa Mística, 2003

sábado, 22 de octubre de 2016

VLADIMIR NABÓKOV





QUÉ OCURRIÓ POR LA NOCHE

¿Qué ocurrió por la noche a la memoria?
Debe de haber nevado: ¡tal quietud! De nada
sirvió a mi alma el estudio del Olvido:
en el sueño se ha resuelto este problema.
Sencilla, elegante solución.
(¿De qué me he estado preocupando yo
durante tantos años?) No ve uno una gran necesidad
de levantarse;: no hay cama, y cuerpo tampoco lo hay.



                            TRAD. Javier Marías

ROBERT BROWNING





Encuentro nocturno

El mar gris y la extensa tierra negra;
La medialuna grande, baja y amarillenta;
Las atemorizadas olas breves que saltan
Desde su sueño en encendidos círculos,
Mientras gano la cala con impulsiva proa
Y sofoco su marcha en la arena fangosa.

Una milla de cálida playa fragante, luego;
Tres campos que cruzar hasta ver una granja;
Un toque en el cristal, el rápido raspado
Y el borbotón azul de un fósforo encendido,
Y una voz menos fuerte —debido a gozo y miedo—

Que los dos corazones golpeando al unísono.


En

TERRY O'QUINN

viernes, 21 de octubre de 2016

JORGE CUESTA


Jorge Cuesta


ENTRE TÚ Y LA IMAGEN DE TI QUE A MÍ LLEGA


Entre tú y la imagen de ti que a mí llega
hay un espacio al cabo del cual eres sólo una memoria.
Tienes tiempo de abrir la puerta sin que te vea,
huir y regresar después de haber cambiado o muerto del todo.
Tienes tiempo de hacerte presente a otros ojos
y dejar en ellos otra visión deshabitada.
Tus palabras son hondas para contener en sus ecos
otras obscuras que escucharé precisas cuando te hayas apagado,
para sepultar en sus silencios dichas que no posees,
dicha que de ti apartan -porque no de tu ausencia-
los fragmentos de ti, que las sujetan,
distantes uno de otro, dispersos y recónditos,
sin reintegrarte nunca la vida que te arrancan
y sólo tu muerte recupera.