lunes, 28 de marzo de 2016

NANNI BALESTRINI





1

Los subterráneos son un laberinto de tripas iluminadas cada

veinte treinta metros por polvorientos tubos de neón pendientes de largos hilos eléctricos deshilachados que cuelgan del techo de cemento sin revocar del subterráneo hendido por largas y profundas grietas en las que se pierde la mirada y en algunos puntos se comba abombado hacia abajo como empujado arriba por un enorme peso que lo aplasta alabeándolo hundiéndolo y cada cuatro cinco metros lo apuntalan grandes vigas la madera está podrida enmohecida el suelo está cubierto de una fina capa de agua podrida el olor dulzón y nauseabundo de carroña de animal se mezcla con el olor del moho de vez en cuando en una bifurcación o en un cruce de dos tripas hay montoncitos de arena de…pdf