jueves, 3 de marzo de 2016

FEDERICO SPOLIANSKY





Toma la ballesta sin saber qué es la caza, es bailarín. Escondido en un palco observo cómo organiza un bosque sobre el escenario. Un bosque no es territorio mudo, es un puente colgante sobre el dosel de los árboles, una cerda sobre el labio, un colmillo en el mentón. Las zapatillas de baile se hacen oír sobre el caucho, embiste la espada, touché, sólo es baile si es bongó. Una luciérnaga cosida en las puntas trae luz a una madriguera que jamás se hubiera podido vislumbrar. El bailarín cierra el acto rodeando el lago, ya no estoy reclinado, ahora soy un eucalipto, dejo que me parasite.


ф



No hay cuatro manos juntas ni alas que sigan a Lorca en el viaje, no hay suma de cuerpos ni amor. No hay nadie que vea las vías del tren desde ayer, la nieve unifica el paisaje. Febrero es el mes que paso en retiro, los meses que no son febrero buscan algo para hacer, también se merecen mostrar qué sobra en el mundo.  


                                                                 De Duda Patrón, Alción, 2010