lunes, 4 de enero de 2016

DARÍO LEMOS





Poema  


Mi alma no soporta los lugares.
Estoy sólo, pero una cortina interna me ciega
y hace mi piel mil veces más pesada.
He aquí que respiro sólo humo
y a veces quisiera matar a esa señora.
¿Seré yo el hundido de mi generación?
¿El que no mentirá para obtener el oro?
¡Ah!, yo mentiría por el oro
para poder regresar
y ver el paisaje y quedarme dormido sobre 
esos dos cuerpos.

Soledad, refréscame.