jueves, 7 de enero de 2016

AUGUSTO FREDERICO SCHMIDT





No dejes

No dejes de beber,
Quiero que bebas mucho.
Te quiero ebria y confusa,
las trenzas sueltas.

Te quiero ebria,
áspera, natural,
las manos locas,
te quiero así
como ya no eres.

Quiero redescubrir
en ti, en la que hoy eres,
prevenida y triste,
la misma risa de antaño,
tu clara risa
inocente y mala de antaño.



La lluvia   

La lluvia mojaba sus cabellos,
la lluvia caía sobre sus cabellos
voluptuosamente.
La lluvia lloraba sobre sus cabellos,
suaves,
la lluvia penetraba en sus cabellos,
¡Profundamente,
hasta las raíces!

Ella era un árbol,
un árbol mojado
y cubierto de flores.

               De Fonte invisívil, 1949



Poema

Mi amor
hay en ti la grave belleza de la infancia.
Mi amor, hay en ti algo de lo que no fue
el sollozo que nadie oyó
la lágrima que no bajó de una mirada
herida demás para llorar.
Mi amor, ¡¿cómo te veo incierta
de tu propio misterio?!
tus manos están quietas
y sobre tus cabellos
la luz de la estrella de la tarde se posó
como un pájaro, en su primer vuelo.

                           De Babilonia, 1959



AFS(Brasil, 1906-1967). Poeta, empresario, industrial 
y presidente del Botafogofue también editor, propietario 
de Librería Schmidt en Río de Janeiro. Uno de los más des
tacados de la segunda generación del Modernismo, habló de 
la muerte, la ausenciala pérdida y el amor en sus poemas.