viernes, 9 de octubre de 2015

CLAUDE ROY

MAYA ANGELOU





SOLO

Acostado, pensando
La última noche
Como encontrar a mi alma un hogar
Donde el agua no esté sedienta
Y el pan de molde no sea piedra
Subí con una cosa
Y no creo que esté equivocado
Eso nadie,
Pero nadie
Puede hacerlo aquí solo.
Solo, todo solo
Nadie, pero nadie
Puede hacerlo aquí solo.
Hay algunos millonarios
Con dinero que no pueden usar
Sus esposas corren alrededor como espíritus que aúllan
Sus hijos cantan el blues
Han conseguido doctores caros
Para curar sus corazones de piedra.
Pero nadie
No, nadie
Puede hacerlo aquí solo.
Solo, todo solo
Nadie, pero nadie
Puede hacerlo aquí solo.
Ahora, si escuchas atentamente
Te diré que sé
Que las nubes de tormenta se están reuniendo
El viento va a soplar
La raza del hombre está sufriendo
Y puedo oír el quejido,
Porque nadie,
Pero nadie
Puede hacerlo aquí solo.
Solo, todo solo
Nadie, pero nadie
Puede hacerlo aquí solo.








And Still I Rise

Puedes hundirme en la historia
con tus amargas y retorcidas mentiras,
puedes aplastarme en el polvo
pero como el mismísimo polvo, me levantaré.

¿Te disgusta mi insolencia?
¿Por qué pareces tan desamparado?
Porque camino como si tuviera
pozos de petróleo en mi habitación.

Como lunas o como soles,
con regularidad de las mareas,
como las esperanzas que se elevan,
todavía me levantaré.

¿Me quieres ver destrozada
con la cabeza abatida
hombros estremecidos
al compás de mis sollozos?

¿Es que mi altivez te ofende?
No te lo tomes a pecho
Si me río como si poseyera
una mina de oro en mi patio.

Puedes herirme con palabras,
cortarme con la mirada,
puedes matarme con odio,
pero como el aire me levantaré.

Fuera de la vergüenza de la historia
me levanto
más allá de un pasado de dolor
me levanto.

Soy un océano negro ancho e impetuoso
me hincho y me derramo como las mareas
dejando atrás noches de miedo y temores

me levanto
A un amanecer maravillosamente claro

me levanto
Trayendo los regalos de mis ancestros
soy el sueño y la esperanza del esclavo.

Me levanto
me levanto
me levanto.





                                   /pdf

ROBERT FROST


PERFILES






Arrobamiento

La lluvia le dijo al viento:
-Empuja tú que yo azoto-
y tánto hirieron el soto
que de las flores altivas,
doblegadas pero vivas,
yo sentía el sufrimiento.


           Versión de Agustí Bartra













Noche invernal de un anciano

Más allá de las puertas, a través de la helada
que cubre la ventana formando unas estrellas
dispersas-, en la sombra, el mundo esta mirando
su cara: está vacía la habitación. Y duerme.
La lámpara inclinada muy cerca de su rostro
le impide ver el mundo. Ya no recuerda nada.
Y la vejez le impide recordar en qué tiempo
llegó hasta estos lugares, y por qué está aquí solo.
Rodeado de toneles se encuentra aquí perdido.
Sus pasos temblorosos hacen temblar el sótano:
lo asusta con sus pasos temblorosos: y asusta
otra vez a la noche (la noche de sonidos
familiares ). Los árboles aúllan allá afuera;
todas las ramas crujen. Una luz hay tan sólo
para su rostro, quieta, una luz en la noche.
A la Luna confía -en esa Luna rota
que por ahora vale más que el sol- el cuidado
de velar por la nieve que yace sobre el techo,
de velar los carámbanos que cuelgan desde el muro.
Sigue durmiendo. Un leño se derrumba en la estufa.
Despierta con el ruido. Sobresaltado cambia
de lugar. Es la noche. Respira suavemente.
No puede un viejo solo llenar toda una casa,
un rincón de los campos, una granja. No puede.
Así un anciano guarda la casa solitaria,
en la noche de invierno. Y está solo. Está solo.


                Versión de Miguel Arteche