jueves, 6 de agosto de 2015

ROBERTO ECHAVARREN


Hombre Detrás de la puerta - viejo hombre gay


Ombligo


No un punto o un área de la tierra el ombligo del
....mundo
sino la tierra ombligo del universo,
habitáculo, cámara de oír
....resuena
de un lado al otro el rebotante,
si mónada por rebote
un punto más chico abandona para volver a rebotar
....percute
en el alto fenecer de su gemido, bramido
escozor de garganta al colocarse el pescuezo, constructo suspendido momentáneo
cual se recuerda un diseño para mejor
rebotar en el desquite
nada había ya de lo que hubo,
había una bahía
el cortar los retruécanos la garganta ese mantel,
....cuando lo
pica la ventisca, la nevasca, el aguanieve
el garrotillo, los balines de hielo,
nieve menuda, copos de gran tamaño,
dando puntos y a contrapunto
en el nodal elemento de torsión al punto
sorprendióse de que cada suceder de letras
formara palabras, y eso torcían, el roble
y la aflicción del fuego
en el confín de piedra, el punto de cada
....componente
en el lugar de cada uno, como si los lugares
tomaran consistencia al viajar
a constituirse sobrevuela la especie por el fuelle,
caminamos por el suelo de conchas rotas,
se incorpora el ruido del agua,
la piedra, el anillo retumba en cada frase
pero los saltos nos llevan a olvidar el sonido
para más adelante comprender y quedar
abierto el otro borde
y da que parpadear, ya en la pequeña estancia que
....se cuadre
bajo el cerquillo de esa ene

a poca distancia, todavía está aterrado.


Obra: "El hombre detrás de la puerta" de Rafael Pérez
2000, Acrílico sobre tela, 

PETER ORLOVSKY


 


MI CAMA ESTÁ CUBIERTA DE AMARILLO


Mi cama está cubierta de amarillo \Oh Sol, me siento sobre ti
Oh campo dorado, me acuesto sobre ti
Oh dinero, sueño contigo
Más, Más, gritó la cama \háblame más \
Oh cama, que llevaste el peso del mundo \
todos los sueños perdidos yacieron en ti
Oh cama sin pelo que te crece, que no puede ser cogida
o puede ser cogida
Oh cama, migas de todas las eras cayeron sobre ti
Oh cama amarilla, vete hacia el sol donde tu viaje terminará
Oh cama de 50 libras que soportan 400 libras más \
qué fuerte eres
Oh cama, sólo para hombres y no para animales
cama amarilla, ¿cuándo tendrán los animales los mismos derechos?
Oh, cama de cuatro patas sobre el piso construido para siempre
Oh, cama amarilla, todas las noticias del mundo
se acuestan sobre ti en un momento u otro.

                                              París 1957


               Trad. Griselda García



JAIME GIL DE BIEDMA



         Foto: JGdeB por Colita


UN CUERPO ES EL MEJOR AMIGO DEL HOMBRE

Las horas no han pasado, todavía,
y está mañana lejos igual a un arrecife
que apenas distingo.
                          Tú no sientes
cómo el tiempo se adensa en esta habitación
con la luz encendida, como está fuera el frío
lamiendo los cristales...Qué desprisa,
en mi cama esta noche, animalito,
con la simple nobleza de la necesidad,
mientras que te miraba, te quedaste dormido.
Así pues, buenas noches.
                                        Ese país tranquilo
cuyos contornos son los de tu cuerpo
da ganas de morir recordando la vida,
o de seguir despierto
—cansado y excitado— hasta el amanecer.
A solas con la edad, mientras tú duermes
como quien no ha leído nunca un libro,
pequeño animalito: ser humano
—más franco que en mis brazos—,
por lo desconocido.



HART CRANE





El Puente

Cuántos amaneceres, frío tras su mecido descanso,
habrán de zambullirse las gaviotas a su alrededor
soltando anillos blancos de tumulto, erigiendo
la Libertad por encima del agua encadenada.

Luego, con limpia curva, apartamos los ojos,
espectrales como las velas que pasan por debajo,
de alguna hoja de cálculo que será archivada;
hasta que el ascensor nos libera de la jornada...

Pienso en los cines, esas vistas panorámicas
de multitudes inclinadas ante una escena trepidante
nunca mostrada, pero a la que pronto se apresuran,
anunciada a otros ojos en la misma pantalla.

Y tú, cruzando el puerto entre destellos de plata,
como si te alcanzase el sol, dejas
en tu andar cierto balanceo pendiente.
Tu misma libertad te sigue sosteniendo.

Desde algún túnel de metro, celda o altillo
un loco se apresura hacia tus parapetos,
se inclina un poco, su camisa chillona se hincha,
una broma se arroja desde la atónita caravana.

La luz del mediodía gotea en las vigas de Wall Street,
diente roto de celeste acetileno;
toda la tarde giran las grúas entre nubes...
Tus cables respiran aún el Atlántico Norte.

Oscuro como el cielo de los judíos
tu galardón... gracia concedida
de anonimia que el tiempo no disipa:
vibrante absolución, el perdón que nos otorgas.

Arpa y altar fundidos por la furia
(¡qué fuerza afinaría el coro de tu cordaje!),
umbral terrible de la promesa del profeta,
de la oración de paria y del gemido del amante.

De nuevo las luces del tráfico que rozan tu lenguaje,
veloz y sin cesuras, inmaculado suspiro de los astros,
salpican tu ruta, cifran la eternidad.
Hemos visto la noche alzada en tus brazos.

Bajo la sombra de tus pilares esperé;
sólo en la oscuridad tu sombra es clara.
Los iluminados bloques urbanos se han borrado,
ya la nieve sepulta todo un año de hierro...

Insomne como el río que pasa debajo de ti,
tú que abovedas el mar, hierba que sueña en las praderas,
ven a nosotros, los humildes, baja
y con tu curvatura ofrece un mito a Dios.



ANDRÉ GIDE





Corydon(frag.)



" En el año 1900 una escandalosa controversia planteó de nuevo la irritante cuestión del uranismo. A lo largo de ocho días, tanto en salones como en cafés, no hubo otro tema de conversación. Impaciente ante las teorías ofrecidas desde todas las ópticas imaginables por el bigotudo, el ignorante, el estúpido, quería conocer mi propia opinión al respecto, dándome cuenta de que sólo…”/texto