miércoles, 15 de julio de 2015

GYULA KOSICE




Inagotable azar


Desnombrar las aguas
es negar las interrogaciones
las preguntas obligadas
las vertientes de lo transpersonal
el origen de la vacuidad
la despiadada finitud
el infinito veredicto del agua repleta de sí misma
que reabsorbe los instantes a perpetuidad
Es casi imposible desrealizar
los cursos cinéticos del sol y del agua
es así
somos fugitivos hacia el futuro
reelaborados por el azar con texturas
prestadas al destino
con sus estallidos de vida
sus ceremonias sin bordes ni órbitas
en medio de torbellinos que no se desvanecen
entre la sinrazón y los impulsos
entre las ruinas de costumbre que se agotan
y el ímpetu de ser agua todavía
Un advertido y terminable silencio
se escurre dócil entre mis dedos.