lunes, 8 de junio de 2015

PETER MAXWELL DAVIES

WALTER MIGNOLO





La colonialidad a lo largo y a lo ancho:
el hemisferio occidental en el horizonte
colonial de la modernidad
                                             Walter D. Mignolo


I.            Sobre el imaginario del mundo moderno/colonial


La tesis que propongo y defiendo aquí es que la emergencia de la idea de “hemisferio occidental” dio lugar a un cambio radical en el imaginario y en las estructuras de poder del mundo moderno/colonial (Quijano y Wallerstein 1992).

Este cambio no sólo produjo un enorme impacto en su reestructuración sino que tuvo y tiene importantes repercusiones para las relaciones sur-norte en las Américas, para la configuración actual de la “Latinidad” en los …
         pdf






TAHAR BEN JELLOUN





IRÉ AL MAR

Iré al mar
a hurtadillas del tiempo
tiempo robado a una chispa entre tus dedos
iré lejos
hasta la ajadura de las palabras
hasta la fatiga de las piedras
tu risa
de hecho de día
me dice todavía la mano efímera, esta mano fría,
a menudo empapada de alegría,
esta mano que palpa en mi cara un poco para reconocer la piel,
a la manera de la ceguera que busca el alba,
un poco para aprender ese cuerpo que corre, impaciente,
delante de su imagen, ese cuerpo que va,
porque teme no ser ya más,
esta mano vela la luz que cae en el vacío de la palabra.

Y luego el silencio entre la mano y el rostro.
La mano, palabra maldita en el frío repentino, se retira.
El rostro entra en el cuerpo,
se adentra en la herida.
Un sol tibio vela en su entierro.


                                 Trad. Carlos Alvarado-Larroucau



                              ***


La madrugada roza la ola
lame las botas de los pescadores adormecidos
desune las manos callosas del peón
despierta los senos desnudos de las muchachas que amasan pan
y se aparta al cielo
donde niños pesarosos
andan en busca de lumbre



                               Trad. Sergio Ernesto Ríos


Tahar ben Jelloun(Fez, 1944), escritor marroquí que
escribe en francés, Premio Goncourt 1987.
Cultiva la poesía, la narrativael ensayo y el teatro.

JESÚS LIZANO





LAS PERSONAS CURVAS

                                    Mi madre decía:
                                    a mí me gustan
                                    las personas rectas

A mí me gustan las personas curvas,
las ideas curvas,
los caminos curvos,
porque el mundo es curvo;
y me gustan las curvas
y los pechos curvos
y los culos curvos,
los sentimientos curvos
la ebriedad: es curva;
las palabras curvas:
el amor es curvo;
¡el ventre el curvo!;
lo diverso es curvo.
A mí me gustan los mundos curvos;
el mar es curvo,
la risa es curva,
el dolor es curvo;
las uvas: curvas;
los labios: curvos;
y los sueños, curvos;
los paraísos, curvos
(no hay otros paraísos);
a mí me gusta la anarquía curva;
el día es curvo
y la noche es curva;
¡la aventura es curva!
Y no me gustan las personas rectas,
el mundo recto,
las ideas rectas;
a mí me gustan las manos curvas,
los poemas curvos,
las horas curvas:
¡contemplar es curvo!;
(en las que puedes contemplar las curvas
y conocer la tierra);
los instrumentos curvos,
no los cuchillos, no las leyes:
no me gustan las leyes porque son rectas,
no me gustan las cosas rectas;
los suspiros: curvos;
los besos: curvos;
las caricias: curvas.
Y la paciencia es curva.
El pan es curvo
y la metralla recta.
No me gustan las cosas rectas
ni la línea recta:
se pierden
todas las líneas rectas;
no me gusta la muerte porque es recta,
es la cosa más recta, lo escondido
dentro de las cosas rectas;
ni los maestros rectos
ni las maestras rectas:
¡libérennos los dioses curvos de los dioses rectos!
El baño es curvo,
la verdad es curva,
yo no resisto las verdades rectas;
vivir es curvo,
la poesía es curva,
el corazón es curvo.
A mí me gustan las personas curvas
y huyo, es la peste, de las personas rectas.




Mierda

Mierda, yo te saludo complacido
cuando sales patética y caliente
luego de abandonar en el crujiente
y alimentado cuerpo tu sentido.
Nada, sin tu calor, se ve nacido
ni sin verse en tu espejo es inocente,
mierda, pues nuestro fin es tu presente,
desecho, no, sino vivir cumplido.
Es tu fermento el que transforma en huerta
un universo lleno de intestinos,
danza de lo cocido y de lo crudo,
porque sin ti la tierra es tierra muerta,
solos y muertos todos los caminos.
¡Mierda, madre común, yo te saludo!