viernes, 10 de abril de 2015

CECIL DAY LEWIS





EL VOLUNTARIO


Diles en Inglaterra, si es que preguntan,
lo que nos trajo a estas guerras,
a esta llanura tras la tumba
de una pléyade de estrellas de la noche -

No fue ni engaño ni estupidez
gloria, venganza ni dinero:
vinimos porque nuestros ojos abiertos
no veían otro camino

No había otra manera de mantener
el parpadeo de la verdad de los hombres encendida:
Las estrellas serán testigo de que nuestra causa
ardió más breve, pero no con menos luz

Más allá de los olivares devastados
desde el más lejano alcor,
nos llama un país que era nuestro
y que aquí recobraremos

Brilla para nosotros, real y en la memoria,
agua-verde-suave hidromiel:
Ríos de la patria, refrescad nuestra carrera
a quien quiera que os conduzca vuestro fluido

Aquí - en un lugar reseco y extraño
combatimos por la libertad para Inglaterra
por el bien que nuestros padres ganaron para ella;
la tierra que esperaban contemplar