lunes, 9 de marzo de 2015

TEÓFILO TORTOLERO





Las Drogas Silvestres



6


Tu frente lleva pensamientos
Y drogas silvestres
Es una cesta y una cúpula



11


Como tuvo en su memoria el mar una gota de pájaro
Así tú…
Puerta del poniente
Sol enrojecido en su cruz



14


Memoria de oriente
Puedo ver tus pasos en la oscuridad
Sé que respiras en los naranjos
La melodía de un pecho lavado
Una gota inválida cubre tus patios libres
Te anuncias desde el sol de la quietud
Desde una palmera que lleva en los ojos
Como al descuido
arenas



VAHÉ GODEL





TODO Y NADA

                           A Jean Starobinski


Yo no dejo de oscilar entre el miedo al Vacío y el llamado de Nada, pero, por otra parte, apunto a lo Lleno, abarco el Todo (y, en verdad, quien mucho abarca...). Es el juego del Todo y de Nada, de lo Lleno y del Vacío –ese juego insensato de escribir (Mallarmé)– curiosa mezcla de jaque mate y de ruleta rusa: Todo se juega en el centro –fuera de lo cual (no) hay Nada (ceniza). ¿Por qué escribir? Por nada (porque hace frío, porque está oscuro, porque el agua escasea cada vez más y la casa se quema, etc.). Uno siempre escribe en pura pérdida: sin cesar uno corre, uno trabaja para su pérdida –sí, pero purificándola, ¿no saca uno acaso una ganancia inestimable?... Terminar, pues. Escoger un punto de caída. No tener más que un punto de mira. Hacer el vacío. Hacer lo lleno. Vaciar. Llenar. (Soy un blanco cuya muerte es el centro –el centro vital.)



Control de identidad


-¿cuál es tu nombre?- el del fundador
de una ciudad desconocida el de una especie
de pájaros completamente desaparecida
el de una lengua olvidada
el de un bello navío perdido bienes y personas

-¿qué edad tienes?- la edad que tenía el padre
de mi padre cuando yo nací
la edad que tenía mi padre cuando yo
levé anclas la edad que tendrá mi hijo
cuando al fin yo no tenga ya nada que perder

-¿de dónde vienes?- del epicentro de las altas
mesetas de la zona ocupada de la
estación de la morgue de ninguna parte

-¿adónde vas?- hacia la única fuente hacia
la desembocadura hacia el techo del mundo al
fondo del abismo en la noche de mi
cráneo dentro del sol de mis entrañas

-¿quién eres ?- el sobrino del viento el amante
de la ceniza el discípulo del fuego
el heredero del vacío -¿pero qué más ? - un
eterno andariego un desertor o
mejor aún: un pillador de desiertos un rompedor
de ruinas un viajero inmóvil
un mirón tuerto un cazador de sombras
(una sombra)


                      Trad. Alfredo Silva Estrada


Vahé Godel(Ginebra, Suiza, 1931). Es uno de los más 
originales creadores de la poesía suiza en lengua 
francesa. Señas Particulares (1969) Y hasta Algo 
Alguien (1987).

BREYTEN BREYTENBACH





POLVO

amigo: ¿a quién debemos dirigir estas escrituras?
¿quién robó al mañana su movimiento-sueño de vivir
para dejarnos solamente con ayeres descendentes?
¿por qué la sal de nuestros pescados es ahora ceniza?
¿y puede el arte del payaso, entramado de palabras, salvarnos
ahora que el planeta expele y castiga
y la luna irrumpe como una piedra de su pozo?


amigo: ¿a dónde se dirige la cometa
con esas flores de papel que tiemblan al viento
y por qué se sostiene tan queda
en la respiración de la historia?

                               Trad. Olga Rojas


Breyten Breytenbach tijdens 10 jaar Hivos Cultuurfonds-foto Ed Lonnee



ZALI GUREVITCH




La poesía está en los márgenes


Ayer - por la tele - rock.

Decenas de miles de personas en el público
¿y dónde está la poesía?

En los márgenes,
más y más en los márgenes.

A trasmano, en una pequeña sala
de Jerusalén.

Han llegado unos pocos amigos
y ellos - en verdad - casi ni vienen.

La poesía está en el margen
de los márgenes

y yo en el margen de la poesía.

Es asunto de uno solo, a lo sumo de dos,
-y a veces yo mismo soy el otro-

incluso si no hay alaridos
ni aplausos.



                  Trad. Gerardo Lewin



OCTAVIO ESCOBAR GIRALDO




LA PENITENCIA


-Acúsome, padre. Acúsome por alegrarme de la muerte de Joaquín López.

El sacerdote trató de reprimir su sorpresa:

-¿Mataron a Joaquín López?

-Sí, padre, lo acabaron de confirmar por la radio. Desde esta mañana habían dicho que los del ejército lo estaban identificando.

El sacerdote lamentó, sin expresarlo, no haber escuchado las noticias antes de salir de la casa cural.

-No es muy cristiano alegrarse por la muerte de otro ser humano, hija.

-Lo sé, padre, por eso vine a confesarme.

-¿Conociste a Joaquín López?

-No, padre. Mi padre y mi hermano sí lo conocieron.

El sacerdote recordaba lo descompuesta que estuvo la mujer en el entierro de sus familiares. Se rascó la calva y templó la voz:

-Arrepiéntete de ese sentimiento, hija, es un pecado grave. Reza cinco Ave Marías.

-¿Sólo cinco, padre?

-Si los rezas con devoción, y te arrepientes, sólo cinco. Y que tu hijo no vuelva a faltar a la catequesis del sábado.

-Sí, padre. ¿A las once?

-A las diez, hija. Diez en punto.

-Aquí estará, padre. Le voy a mandar unas mandarinas con él. Están dulcesitas. Y unas brevas caladas.

-No es necesario, hija.

-De todos modos yo se las mando. Gracias por todo, padre.

-De nada. Ve en paz.

El sacerdote bendijo a la mujer a través de la ventanilla velada y esperó unos segundos para salir del confesionario. Dejó todo listo para la misa de las doce y le ordenó al sacristán que se asegurara de que no había otros feligreses dentro Más



NATASHA TINIACOS




Mi Esmirna


Los hijos del desarraigo
nacimos
con lágrimas en los pies
y nuestro método de supervivencia es el futuro
aunque la montaña se aleje en la huída
y el océano no nos separe
de los vientres rotos
cuando te arda el pecho
y de tus ojos no desaparezca el paisaje tomado y encendido
sigue la multitud
dispuesta a irrigarse
a temblar como la arena
porque la arena no llora
escapa hacia el asfalto traslúcido
a lenguas en que el temor sólo es amoroso y anhelante
sueña con el último equipaje
corre hasta decir basta
de vuelta a tu
nueva casa
sin que el músculo de la nostalgia te vire.



ELISE COWEN


An Elise Cowen role player


Quién me dara…

¿Quién me dará la
 nalgada cuando
vuelva a nacer?
¿Quién cerrará mis
 ojos cuando
a la hora de mi muerte
me vea?



Emily…

Emily es la bruja blanca de Amherst.
Es la tímida bruja blanca de Amherst
que con amor mató a sus
maestros.
Pero yo prefiero sepultar a mi mente;
o mejor,
a esa suave paloma gris.


las-mujeres-de-la-generacion-beat/

MITE STEFOSKI





FRASE


me asombra la anguila
como encuentra su camino
                            por el agua
sombras cercanas y blancura distante
rasgada
             se abre como suspiro
y se derrama en el silencio

me asombra la anguila
pescada en esta frase
que se derrama en el silencio


                        Trad. Marija Petrovska


Mite Stefoski (Macedonia, 1975). Poeta.

DENISE LEVERTOV





EL SECRETO


Dos chicas descubrieron
el secreto de la vida
en una línea de poesía.

Yo, que no conozco
el secreto de la vida,
escribí ese poema.

Ellas me dijeron,
(a través de una tercera persona)
que lo habían encontrado
pero no me dijeron cuál era,
ni siquiera,
en qué línea se escondía.

Sin duda, ahora,
una semana más tarde,
ellas habrán olvidado el secreto,
y la línea,
y el nombre del poema.

Pero las amo
por haber descubierto
lo que yo no puedo encontrar.

Y por quererme
por una linea que escribí.

Y por olvidarla.
Así, una y mil veces,
podrán volver a descubrir
el secreto de la vida
en otras líneas,
en otras circunstancias.

Las amo porque quisiesen
encontrar ese secreto
y porque se atreviesen a soñar
que existe.
Por eso, sobre todo.