viernes, 30 de enero de 2015

ILHAN BERK





LA LUZ DE IVI


Ivi oyó todo lo que se decía
Vio la torre ensangrentada, la torre dolorida, la torre ofendida
La torre en su vida, la torre en toda su vida mil veces sin Allah sin
          cielo sin ventana
La torre cinco mil veces sin las callejuelas, sin tiendas, sin casas, sin
          ciruelas amarillas, sin vivacidad
Había sido la torre.
Ivi sabía esto.
Ivi conocía los hombres
Habían bajado al mar, habían hablado con los peces, algas,
          mejillones, qué no les habían dicho a los peces, algas,
          mejillones.

Ivi pensó en todos los dibujos que había hecho
Pensó en los dibujos en los que había convertido los negros en blancos
Por más que ella sola trajera y pusiera en su sitio a un negro y a un
          blanco
Era inútil.
Vio que la soledad
La pusiera donde la pusiera, la agarrara donde la agarrara, la llevara
          donde la llevara
Aunque la sacara a la calle, la colocara en una ventana, se la llevara
          al mar
No era para el ser humano
Ivi comprendió a la torre
Cogió el mar se lo llevó a sus pies.
La torre echó una mirada al mar
Dos miradas
Tres miradas
Se tiro dentro.

Ivi cogió a los hombres
Los lanzó a vivir a trabajar.

                                               de MAR DE GALILEA

Trad. Clara Janés y Çagla Soykan


Ilhan Berk(1918-2008), poeta, traductor, filologo y docente turco.

LUIS DE PABLO