lunes, 21 de diciembre de 2015

ROCÍO PAVETTI





Yo empecé a ser así desde que te conocí. Antes no tenía el pelo
rojo, pero ya lo pensaba y capaz que lo pensaba desde que te
conocí.
Antes de eso caminaba descalza. Antes de eso nadaba. Ahora
también. Cuando voy a la pileta y no hay nadie porque es
muy temprano y el sol da de una manera que ilumina sólo
una parte, ahí no puedo dejar de nadar pecho. Porque cuando
nadás pecho mirás de frente y después te zambullís y el agua
a los costados no parece una pileta. Hay una redondez de
mundo. Yo empecé a mirar de frente desde que te conocí.


                           *****


¿Y si los ríos realmente llevaran jangadas suspiradas? ¿Y si
cada uno fuera un lapacho? ¿Pero quién te va a hacer de
madera para que te mueras flotando?


                          *****

Cuido para vos la planta de los celos. Fue un error, yo quería
la planta del oráculo, la oriental. Aquilegia, colombina, flor
de los celos. La cuido para vos. En una de esas venís a casa,
te gusta, te la llevás. Para que cuides vos la planta de los celos.
Para que tengas otro pedacito de El dorado.


                           *****


Pasó tan rápido que no me di cuenta. No lo vamos a negar,
yo tenía una trenza armada desde los cuatro años y ella la
desataba de a poquito, como si mi peinado fuera otro, como
si sólo ella lo conociera.
Yo tenía una cama tendida y un corazón impaciente goteando
al ritmo de las canciones que bailábamos.
Sabíamos que iba a pasar. No porque lo supiéramos sino
porque estaba desde antes, en alguna parte de esos cuerpos.
Y a veces aparecía y tenía la forma del insomnio entre las
amígdalas. Y sólo hizo falta ponerle el rose, la mirada
siempre a mitad de camino. Que todos se fueran yendo y que
quedáramos vos y yo ahí.
Feliz cumpleaños, me dijiste. Y me regalaste un montón de
versos, piezas para jugar al yenga.
Sí, ese mismo día me olvidé los tres deseos.


                             de Feliz feliz cumpleaños
                                     (Llantodemudo, 2014)


RP(Corrientes, 1986). Vive en Córdoba. Estudió Lic. en
Letras Modernas (UNC). Participó del libro de ensayos
La obstinación de la escritura, 2013, del equipo de inves
tigación “Las experiencias de la voz, la imagen y el cuerpo
en escrituras poéticas contemporáneas”(SECyT, UNC).
Formó parte del ciclo Habitar el grito: Poesía y memoria
en La Perla y de su antología homónima, en 2013.
Su primer libro de poemas Escafandras (Ed. Recovecos)
fue editado en 2009.