lunes, 21 de diciembre de 2015

DELMIRA AGUSTINI


d-89


El intruso 


Amor, la noche estaba trágica y sollozante
cuando tu llave de oro cantó en mi cerradura;
luego, la puerta abierta sobre la sombra helante,
tu forma fue una mancha de luz y de blancura.

todo aquí lo alumbraron tus ojos de diamante,
bebieron en mi copa tus labios de frescura,
y descansó en mi almohada tu cabeza fragante;
me encantó tu descaro y adoré tu locura.

Y hoy río si tú ríes, y canto si tú cantas,
y si tú duermes duermo como un perro a tus plantas!
Hoy llevo hasta en mi sombra tu olor de primavera;
y tiemblo si tu mano toca la cerradura,
y bendigo la noche sollozante y oscura
que floreció en mi vida tu boca tempranera!

                     de El libro blanco, 1907



Serpentina


En mis sueños de amor ¡yo soy serpiente!
Gliso y ondulo como una corriente;
dos píldoras de insomnio y de hipnotismo
son mis ojos; la punta del encanto
es mi lengua... ¡y atraigo como el llanto!
        Soy un pomo de abismo.

Mi cuerpo es una cinta de delicia,
glisa y ondula como una caricia...

Y en mis sueños de odio ¡soy serpiente!
Mi lengua es una venenosa fuente;
mi testa es la muerte, en un fatal soslayo
con mis pupilas; y mi cuerpo en gema
        ¡es la vaina del rayo!

Si así sueño mi carne, así es mi mente:
        un cuerpo largo, largo, de serpiente,
vibrando eterna, ¡voluptuosamente!

                          de El rosario de Eros, 1924


DA(Montevideo, 1886-1914). Poeta, fue asesinada por
su ex esposo. Publicó en vida tres libros: El libro blanco
(1907), Cantos de la mañana(1910), y Los cálices vacíos
(1913). El rosario de Eros(1924), es póstumo.