lunes, 30 de noviembre de 2015

MUNIS FAIK OZANSOY





LOS JARDINES ENCANTADOS

Jardines encantados se reflejan sobre espejos escondidos.
Se convirtió en realidad el recuerdo de aquella época de leyenda.
Ruiseñores cantaron sobre los ramos en flor,
surtidores de oro llovieron sobre fuentes de plata.
En las comarcas del sueño no existen el horizonte,
el espacio ni las fronteras.
Ni invierno, ni verano, ni primavera. 
Un clima distinto para cada cosa.
La Vida, con alas azules, es un sueño continuo.


                                Trad. Clara Janés