lunes, 30 de noviembre de 2015

EDGAR M. BOHLKE

ROBERT GRAVES

MUNIS FAIK OZANSOY





LOS JARDINES ENCANTADOS

Jardines encantados se reflejan sobre espejos escondidos.
Se convirtió en realidad el recuerdo de aquella época de leyenda.
Ruiseñores cantaron sobre los ramos en flor,
surtidores de oro llovieron sobre fuentes de plata.
En las comarcas del sueño no existen el horizonte,
el espacio ni las fronteras.
Ni invierno, ni verano, ni primavera. 
Un clima distinto para cada cosa.
La Vida, con alas azules, es un sueño continuo.


                                Trad. Clara Janés


EDIP CANSEVER





MIENTRAS SE ESCRIBE UN POEMA


I

La fucsia necesita sol
De agosto es el camino
(El primer verso lo dijo un jardinero
el segundo, yo)
Junio es un vaso para el sediento
(Lo escribió alguien cuando estaba bebido
Al pie de las notas de arriba)
Con las rosas blancas en su mano
La mujer que sube las escaleras
Es un marco en algún sentido
Una declaración
(Lo cogí de un cuento de JOHN CHEEVER
Enseguida convertí la frase en cuatro versos)
Aquel verano no se dijo una sola palabra
Y se acabó todo lo no dicho
(El primer verso es del cuento TREINTA AÑOS 
de BACHMANN
Lo subrayó mi amiga con el lápiz de labios
Era un evento sin evento el segundo verso
Vi a la mujer a la que amé una vez
Sentada junto a la ventana
En el bar de un hotel al anochecer
En una servilleta de papel había escrito esto)
De junio es el camino
De mayo es el camino
(Quizá pronto escriba versos así.)


                                Trad. Clara Janés


miércoles, 25 de noviembre de 2015

ARTURO MACCANTI





LA TIERRA SOLA


             “Que tiene el mayor mar como camino…”
                          Alonso Quesada


Mi pequeño país de inmenso cielo,
De inmenso mar,
He caminado por tu piel de tierra,
Tu arboleda de alisios, tus litorales solos,
Aspirando el olor, la savia de tus lavas,
En el aire que cumple mi edad y mi memoria.

Por la luz de tus cumbres descubrí el universo
La mañana primera, con otra luz ahora
Que empiezo a desnudarme de sustancia,
Que amo más tu hermosura a medida que avanzo
Por las selvas del tiempo.

Me he desangrado sobre ti.

Tu siempre me has devuelto duplicada la sangre
Y más claro mi sueño.

Si he sido un hijo de tus soledades,
Si sufrí como míos tus yugos y abandonos,
Si amparaste a mis muertos, si das luz a mis vivos,
Si nada te pedía a cambio del amor, mira, al menos,
Cuando sea ceniza
Que no me esparza el viento más allá de tu orilla