miércoles, 7 de octubre de 2015

CLAUDE ESTEBAN





Campánulas, verbenas, lirios, malvarrosas. Las nombras, una vez más, antes de perderlas de vista para siempre. Últimas flores. Están ahí para enseñarte el viaje. Como un adiós brevísimo, sin efusión, sin teatro. Ya es hora de marcharse, viejo amigo. Deja tu página apenas escrita, cierra el libro del sol. Quizá lo que se dijo en el jardín te sobreviva. Se acerca la hora. No tardes. Anochece ya sobre el mar.

                       Versión de Guillermo Ruiz Plaza