sábado, 8 de agosto de 2015

FRANCISCO AYALA





TU AUSENCIA

Y ahora que ya todo ha pasado, aquí me tienes: solo;
sin ti. En un mundo vacío. Quiero escribirte –pobre remedio
a la ausencia- y lo que te escribo es: “sin ti, mi amor, el
mundo está vacío”; una frase, que también ella sonará a
hueco. Pero ¡qué hacerle! La intensidad del sentimiento
tiende a producir frases grandilocuentes, floraciones
retóricas que pronto se mustian y –como la vida misma-
terminan por convertirse en una burla…tu-ausencia