jueves, 6 de agosto de 2015

ANDRÉ GIDE





Corydon(frag.)



" En el año 1900 una escandalosa controversia planteó de nuevo la irritante cuestión del uranismo. A lo largo de ocho días, tanto en salones como en cafés, no hubo otro tema de conversación. Impaciente ante las teorías ofrecidas desde todas las ópticas imaginables por el bigotudo, el ignorante, el estúpido, quería conocer mi propia opinión al respecto, dándome cuenta de que sólo…”/texto