martes, 30 de junio de 2015

MARTÍN MAIGUA





Una mañana sigue a otra después de madurar en oscuridad y noche
y eso mismo pasa hoy viernes veintitrés de enero a las seis en punto


Afuera,
los minutos van menguando la luz del alumbrado público
y el cielo parece
querer aplastarse en la tierra.
La lluvia cae
sobre cada rincón del campo
donde el verano ya no es
de este pueblo.
Pero llegará después
el día en que el viento
se disuelva con su temporal
en algo más definitivo.
Mientras tanto, adentro,
cuerpos horizontales se desparraman
boca arriba o boca abajo
y la casa respira el sueño
de cada uno de los que duermen.


poema publicado en el libro Habitar el Grito, en el año 2012





viernes, 26 de junio de 2015

ANTONI CLAPÉS





II

Lluvia de agua
de sed: des
             velar el sentido de las palabras.

Llenar de sed la copa del sentido.

Quedar en barbecho.


VII

Escucha el silencio de la leve brisa
allí donde el poema ha dejado las palabras.


XI

La luz nace
tras los montes
                       tras la lejanía

llena el mundo de nombres
avisa al viento

que puede ya sacudir
el polvoriento óxido de la memoria


                                        Trad. Cinta Montagut



lunes, 15 de junio de 2015

ROBERT BRINGHURST





Hechizo para sandalias blancas


El recibidor es tan ancho que ambas manos caben en él.
¿Hay un suelo?, preguntarás, o ¿dónde estamos?
¿estamos en algún lugar que no
sea éste o dónde estamos tan anchos?
Ambas manos cabrán aquí.
Señor, tus dos ojos, tus dos hijas,
y una —¿cuál era?— con ella me casé.

Señor, sé que existe más que una sola justicia.
Pero también sé que existe una sola habitación
en estas numerosas mansiones.

Señor, he volteado mi mano hacia fuera
sin conocer mi propósito.
Señor, he volteado mi mano hacia dentro
sin conocer mi propósito, con menor frecuencia.
Señor, he volteado mi mano sin conocer
mi propósito contra otras criaturas, con menor frecuencia todavía.

Señor, desconozco mi nombre.

No he menguado el acre, la onza, o la hora.
No he detenido a ningún dios en marcha.
No he quebrado el dorso del río.
No he erigido nada en el camino del sol.

Soy el filo del aire, la boca del pozo
de agua y mineral, hecho de luz de sol y de aire.
Quizás no recuerde
ninguno de los nombres sino algunas pocas de las letras:

la que devora sombras
la que devora aire
la que existe en polvo
la que regresa a casa sin jamás llegar
la que llega sin detenerse
la que tiene el rostro detrás del suyo
la que devora luz
la que tiene los dientes más blancos que el agua
la que no tiene grano en la mano ni tampoco doblez
la que tiene incontables voces

Señor, le he dado la vuelta a mi mano por arriba y por
abajo y por arriba. Soy la boca del pozo, el filo del aire,
la forma arrojada hacia la luz
por mi propia sombra —el filo de la luz, nada más que eso.

Vengo a por los nombres de mis pies ahora.
Vengo a por los nombres de mis pies al levantarse
y caer hacia el frente. Vengo a por los nombres
de mis pies al caerse.


                de La belleza de las armas
                                   Kriller 71 ediciones. 2013.

Versión al castellano de Marta del Pozo y Aníbal Cristobo.

CHARLES OLSON





Canción 4


Conozco una casa de ramas y lodo,
conozco un vestido recién hilvanado
(vi al viento
inflar el algodón
pegado a su cuerpo
desde el tobillo
¡así!
era Niké

Y sus pies: qué huesos
pude tener las lágrimas
que tuvo ese pedante
que fue incapaz de desenvolverlo, tuvo que pedirles que lo hicieran, en la cubierta del barco

y miró,
los primeros ojos de hombre que volvieron a mirar
al iniciarse el movimiento humano (la semana pasada
hace 300,000,000 de años

Ella
cruzó la plaza
rápido, el agua
en esta época del año, tan
escasa

Y los peces


               Trad. Ricardo Cázares Graña




jueves, 11 de junio de 2015

FITO PAEZ





Nuevo*

Nuevo es este cielo, es nuevo para mí
dos torres cayeron, lo siento por ti
en fin no hay nada nuevo, ni más antiguo que el sol
son dos pies haciendo el amor
en las bocacalles, en un callejón
en la 9 de julio, en rosario, en new york
dame un beso en la boca y no me digas que no
vas a ver que se pasa el dolor
no creo en casi nada
que no salga del corazón
no me voy a cargar toda tu boludez
no da ni para conversación
nuevo es ser viejo, nuevo es morir
renacer cada día y volver a escribir
nuevo es increíble y también tradición
vuelvo nuevo a tocar rock and roll
no creo en casi nada
que no salga del corazón
no me voy a cargar toda tu boludez
no da ni para conversación
nueva es esta cosa, es nueva para mí
tampoco es nuevo vivir ya sin ti
de nuevo aquí en el barrio y los muchachos me ven
vuelvo nuevo y empiezo otra vez
vuelvo nuevo y me pierdo otra vez
vuelvo nuevo y te quiero otra vez

*canción

lunes, 8 de junio de 2015

PETER MAXWELL DAVIES

WALTER MIGNOLO





La colonialidad a lo largo y a lo ancho:
el hemisferio occidental en el horizonte
colonial de la modernidad
                                             Walter D. Mignolo


I.            Sobre el imaginario del mundo moderno/colonial


La tesis que propongo y defiendo aquí es que la emergencia de la idea de “hemisferio occidental” dio lugar a un cambio radical en el imaginario y en las estructuras de poder del mundo moderno/colonial (Quijano y Wallerstein 1992).

Este cambio no sólo produjo un enorme impacto en su reestructuración sino que tuvo y tiene importantes repercusiones para las relaciones sur-norte en las Américas, para la configuración actual de la “Latinidad” en los …
         pdf






TAHAR BEN JELLOUN





IRÉ AL MAR

Iré al mar
a hurtadillas del tiempo
tiempo robado a una chispa entre tus dedos
iré lejos
hasta la ajadura de las palabras
hasta la fatiga de las piedras
tu risa
de hecho de día
me dice todavía la mano efímera, esta mano fría,
a menudo empapada de alegría,
esta mano que palpa en mi cara un poco para reconocer la piel,
a la manera de la ceguera que busca el alba,
un poco para aprender ese cuerpo que corre, impaciente,
delante de su imagen, ese cuerpo que va,
porque teme no ser ya más,
esta mano vela la luz que cae en el vacío de la palabra.

Y luego el silencio entre la mano y el rostro.
La mano, palabra maldita en el frío repentino, se retira.
El rostro entra en el cuerpo,
se adentra en la herida.
Un sol tibio vela en su entierro.


                                 Trad. Carlos Alvarado-Larroucau



                              ***


La madrugada roza la ola
lame las botas de los pescadores adormecidos
desune las manos callosas del peón
despierta los senos desnudos de las muchachas que amasan pan
y se aparta al cielo
donde niños pesarosos
andan en busca de lumbre



                               Trad. Sergio Ernesto Ríos


Tahar ben Jelloun(Fez, 1944), escritor marroquí que
escribe en francés, Premio Goncourt 1987.
Cultiva la poesía, la narrativael ensayo y el teatro.

JESÚS LIZANO





LAS PERSONAS CURVAS

                                    Mi madre decía:
                                    a mí me gustan
                                    las personas rectas

A mí me gustan las personas curvas,
las ideas curvas,
los caminos curvos,
porque el mundo es curvo;
y me gustan las curvas
y los pechos curvos
y los culos curvos,
los sentimientos curvos
la ebriedad: es curva;
las palabras curvas:
el amor es curvo;
¡el ventre el curvo!;
lo diverso es curvo.
A mí me gustan los mundos curvos;
el mar es curvo,
la risa es curva,
el dolor es curvo;
las uvas: curvas;
los labios: curvos;
y los sueños, curvos;
los paraísos, curvos
(no hay otros paraísos);
a mí me gusta la anarquía curva;
el día es curvo
y la noche es curva;
¡la aventura es curva!
Y no me gustan las personas rectas,
el mundo recto,
las ideas rectas;
a mí me gustan las manos curvas,
los poemas curvos,
las horas curvas:
¡contemplar es curvo!;
(en las que puedes contemplar las curvas
y conocer la tierra);
los instrumentos curvos,
no los cuchillos, no las leyes:
no me gustan las leyes porque son rectas,
no me gustan las cosas rectas;
los suspiros: curvos;
los besos: curvos;
las caricias: curvas.
Y la paciencia es curva.
El pan es curvo
y la metralla recta.
No me gustan las cosas rectas
ni la línea recta:
se pierden
todas las líneas rectas;
no me gusta la muerte porque es recta,
es la cosa más recta, lo escondido
dentro de las cosas rectas;
ni los maestros rectos
ni las maestras rectas:
¡libérennos los dioses curvos de los dioses rectos!
El baño es curvo,
la verdad es curva,
yo no resisto las verdades rectas;
vivir es curvo,
la poesía es curva,
el corazón es curvo.
A mí me gustan las personas curvas
y huyo, es la peste, de las personas rectas.




Mierda

Mierda, yo te saludo complacido
cuando sales patética y caliente
luego de abandonar en el crujiente
y alimentado cuerpo tu sentido.
Nada, sin tu calor, se ve nacido
ni sin verse en tu espejo es inocente,
mierda, pues nuestro fin es tu presente,
desecho, no, sino vivir cumplido.
Es tu fermento el que transforma en huerta
un universo lleno de intestinos,
danza de lo cocido y de lo crudo,
porque sin ti la tierra es tierra muerta,
solos y muertos todos los caminos.
¡Mierda, madre común, yo te saludo!