miércoles, 10 de diciembre de 2014

FRANCISCO GANDOLFO





2000 años después


Como Virgilio
yo también amo a los pastores

con la diferencia  de que
dos mil años después del mantuano
encontré en un verde prado
un pastor reclinado en un tronco
tocando su armónica
mientras pastaban las ovejas

el fondo del paisaje lo cerraba
la montaña azul que hacía
un cuadro perfecto

sólo me faltaba dialogar con el pastor

desde el alambrado lo llamé
levantando mi brazo
y él con el suyo me hizo un corte obsceno
que me dejó como estúpido y mascando
las contradicciones de la vida y el arte
el sexo y el amor.


Francisco Gandolfo, poeta, imprentero y editor,
nació en Hernando, Córdoba, en 1921. Padre del
escritor Elvio Gandolfo y del dibujante Sergio Kern,
desde 1948 vivió en Rosario, donde murió en 2008. 
Publicó once libros y dejó tres inéditos.


OSVALDO AGUIRRE





Diario de un cardenal


1.
Entre las hojas oscuras
de la enredadera
el cardenal mostró
el color más vivo
del atardecer.

2.
El cardenal anda
lo más tranquilo:
no hay chicos
que lo corran.

3.
Le das maíz,
y viene.
El cardenal
ya entiende:
encuentra,
entre nosotros,
su hogar.

4.
Quién sabe
por dónde,
pero ha entrado
a la pieza.
También yo
me asusto
y golpeo, ciego,
contra los vidrios
y busco salir.

5.
Las gallinas
lo quieren picar.
Y tenés miedo
por el gato,
que finge dormir
cuando campanea
la siesta del cardenal
en la enredadera.

6.
Es lo hermoso,
decís, lo hermoso:
el rojo más vivo
en la cabecita
y el pecho,
como una medalla.
Inmóvil, oculto
tras una chapa,
uno no se cansa
nunca de mirar.

7.
Ya entendemos:
en el cardenal,
en el rojo solar
para siempre
encendido,
late
el hogar.

                de Lengua Natal