jueves, 17 de julio de 2014

ROBERTO BICELLI





ROBALO


peixe marcado 
por sua saúde
e beleza.
Não há anzol
que não te queira
no fundo ou
na beira.
Não há sol
que não se prisme
nas tuas escamas
e nadadeiras.
Não há frigideira
que não se excite
com teu caldo
de primeira.
Não há justiça
que se faça
quando te pescam
de graça.


                                dez.-73



CLAUDIO WILLER





LLEGO MÁS CERCA


   atravieso un filtro de marejadas
   recojo de las olas la simetría de este poema
   nubes se deshacen en un combate final de colores
mientras el mar
           (un río más indomable)
                            respira pesadamente
pasando a frente a mí
          con la lentitud solemne de las procesiones de barqueros religiosos
        extendiendo su cobija de noches
        sofocando las hogueras de lo hondo
        prendidas en los claros en donde los ahogados intentan calentar las manos
la presencia humana es murmullo y soledad
quedan apenas estos dos navíos cargueros
          sombras recortadas contra la lejanía
          dos barcos   –   dos puntos
          voces solitarias insignificantes y nulas
                    zambulléndose en el vacío grisáceo
y este velero
          mancha agitada sobre un mapa de negaciones
     se desliza rápido hacia la oscuridad
lo humano retrocede de una sola vez
             ahora todo es distancia y vacío
               se disuelven las palabras y el paisaje
queda apenas el otro
             todo lo que no somos
                         todo lo que nos es extraño
                              como un texto
  hueco de la memoria viva
               trama oscura de encuentros amorosos
       lo negativo de ese mundo nuestro de coordenadas terrestres
          con su sordo murmullo de infinitas fuentes


                                                              Trad. Eva Schnell


Claudio Willer(Sao Paulo, Brasil, 1940). Poeta, ensayista 
y traductor. Algunos libros publicados: Anotações para 
um Apocalipse, 1964; Dias Circulares, 1976; Jardins da 
Provocação, 1981; Volta, 1996; Estranhas Experiências, 
2004; Poemas para leer en voz alta, 2008Traductor al 
portugués del Conde de Lautréamont, Antonin Artaud y 
Allen Ginsberg, entre otros.




BLAISE CENDRARS


Blaise Cendrars à Villefranche-sur-Mer 1948/49, © Robert Doisneau/RAPHO
       BC por Robert Doisneau, 1948/49



Noches estrelladas


Yo paso la mayor parte de la noche sobre el puente
Las estrellas cercanas de nuestras latitudes se inclinan inclinan sobre el cielo
La Estrella Polar desciende cada vez más sobre el horizonte norte
Orión- mi constelación- está en el cenit
La Vía Láctea como una hendidura luminosa se ensancha cada noche
La Osa es una pequeña bruma
El sur es cada vez más oscuro ante nosotros
Y yo aguardo con impaciencia la aparición de la Cruz del Sur al este
Para hacerme paciente Venus se hace doble de grandiosa y quíntuple de resplandor
como la luna ella deja una estela sobre el mar
Esta noche yo he visto caer un meteorito.



                                              Versión de Damaris Calderón



Amanecer


Bajé al amanecer a la sala de máquinas
Oí una última vez el hondo respirar de los pistones
Apoyado en la frágil barandilla de níquel sentí una última vez la sorda vibración de los motores penetrar en mí con el olor del aceite sobrecalentado y la tibieza del vapor
Nos tomamos un trago con el jefe de mecánicos hombre tranquilo y taciturno que tiene una sonrisa de niño y que jamás discute y yo
Mientras salía de su camarote el sol salió con naturalidad del mar y quemaba ya mucho
El cielo color malva no tenía ni una nube
Y mientras enfilábamos con rumbo a Santos nuestra estela describía un gran arco de círculo que refulgía sobre el mar inmóvil


                                          Versión de Ezequiel Zaidenwerg


Blaise Cendrars(Seud.  de Frédéric Sauser Hall; La Chaux-de-
Fonds,1887 - París, 1961). Escritor francés de padre suizo y
madre escocesa.
La característica más notable de este extravagante escritor
fue su gran afición por los viajes. Fue, también, poeta, guio
nista y soldado.

FERNANDO MONTEIRO





¿Y para qué ser poeta  en tiempos de  miseria?


Insepulta yace una pregunta arriba
y bien arriba del motivo
supuestamente íntimo
visto en el verso de uno de los últimos poemas 
de Roberto Piva.

La pregunta, franca, destroza la fina porcelana de 
cera de los oídos.

Sabemos de la miseria,
sin embargo no queremos saber de ella.

Plantamos la flor carnívora,
pero desviamos la vista
cuando el jardín del pecado
castiga con eso:
indiferencia, acedia, tedio mortal
en el pecho de las avestruces
(los de estómago fuerte
para literatura hecha
con basura).

                                      Trad. José P. Serrato



FERNANDO ARRABAL




Fernando Arrabal


20090812142916-f.-arrabal-paris-12.-4.-04.jpg


El teatro... ¡qué ilusión!


Casi todas las noches me visita, sin cita,
el teatro.
Espero su llegada tiritando de susto y gusto.
¡Qué ocurrencias tiene,
y qué sorpresas tan obscenas me pone en escena tras la cena!

Una noche llegó desnudo
como "La Primavera" de Botticelli
con unas conejillas entre las piernas.
¡Qué senos y qué sino!
Sus ojos trasplantados en el pubis
me guiñaban descarada y descarnadamente.

Cuando no me visita es porque estoy de viaje
para verle presentado o representado.
Nadie sabe tanto como él
de Poesía y de Filosofía,
de Astrofísica y de Alquimia,
De Dios y del Diablo,
de Muerte y de Amor.

¡Qué ilusión!
Cómo temo
(cuando estoy solo viendo mi teatro)
que caiga el telón.


                      de Poemas Pánicos. Nausícaä, Colección 
                      "La rosa profunda", Murcia, 2005.









VLADIMIR MAÏAKOVSKI





CARTA DE MAÏAKOVSKI DEL 12 DE ABRIL DE 1930, 
DOS DÍAS ANTES DE MORIR


“A TODOS”


De mi muerte, no se culpe a nadie, y por favor, sin comentarios.
Al difunto le molestaban enormemente.
Mamá, hermanas, camaradas, perdonadme –no es un método–
(no se lo aconsejo a nadie), pero no tengo otra salida.
Lila, ámame.
Camarada Gobierno: mi familia se compone de Lila Brick, mamá,
mis hermanas y Verónica Vitóldovna Polónskaia¹.
Si les haces la vida soportable, gracias.
Envíen los versos sin terminar a los Brick. Ellos sabrán descifrarlos.
Como se dice,
el “incidente” ha terminado,
“la barca del amor,
se estrelló contra la vida cotidiana”:
Estoy a mano con la vida,
y es inútil recordar,
dolores,
desgracias,
y ofensas recíprocas.
Sigan felices.

Vladimiro Mayacovski
12-4-1930

¹ Actriz casada que vivió el último año con Maïakovski, pero que no quiso abandonar a su marido.






Lili Brik y Vladimir Maïakovski - 
Yalta, 1926



BENJAMIN PÉRET




EL CUADRADO DE LA HIPOTENUSA


Primera flor del castaño que se eleva como un huevo
en la cabeza de los hombres de metal
duro como una escollera
cuando
en la lluvia de tinta que me atraviesa con espejos
tus ojos mágicos como un árbol degollado
gritan en todos los tonos
Yo soy Rosa
te amo como el antiguo helecho ama a la piedra que lo ha
transformado en ecuación
te amo a brazo partido
te amo como una sartén al rojo en una caverna
Que tu vestido de alambre de púas
me desgarre con un estruendo de vajilla que cae por la escalera
te amo como una oreja arrancada por el viento
que silba Espera
Espera que la plancha haya quemado la camisa de rocío
para hacer florecer en ella el reflejo del cristal escondido en
una gaveta
espera que la pompa de jabón
después de haber reventado como un zar de los topos
que no cubrirán jamás los hombros amados
renazca en el polvo asesinada por el sol que se ha vuelto azul
y que yo acecho por el ojo de la cerradura
velluda
helada
en la prisión de líquenes polares donde me has encerrado
espera vástago de la sal
espera vino de acantilado que acaba de aplastar un patronazgo
espera víscera de fósforo que no sueña sino en incendios de
bosques
espera
Yo espero

                                                 Trad. Aldo Pellegrini



JACK HIRSCHMAN





¡NUNCA MÁS!


Fueron asesinados con gas, quemados
por millones, tan sólo por existir.
Los que sobrevivieron dijeron: ¡Nunca más!
Les pidieron venir a Hanói para
seguir con la revolución socialista.
Respondieron: ¡Nunca más!

Nunca más confiaremos en ningún gobierno.
Construiremos nuestro hogar en Palestina,
derrotaremos a los árabes de allí, los dispersaremos
o les permitiremos vivir como sombras andrajosas
en los campos de nuestra ocupación.
Viviremos de y en el capital de los Estados Unidos

como la nación judía, con Israel por nombre,
y nunca más nos someteremos a un holocausto
por el crimen de simplemente ser.
Pero mientras Israel crecía y prosperaba,
aquellos a quienes había desplazado y arrestado
susurraban: ¡Nunca más!

Pobres y sin tierra, construyeron su resistencia
y lucharon y perdieron una y otra vez
ante el ejército sionista de armas estadounidenses.
El idioma del socialismo, de la amistad
y la armonía entre pueblos de culturas diferentes
murió de desgaste en el Medio Oriente, por

el dinero. Los contratos. Los festines de retrete. Las mulas mustias.
Los topos tontos. Los subsidios de muerte. La estrella
de David desplegada sobre la tierra,
pero los verdaderos Davides estaban en las calles
tirándole piedras a Goliath.
Oh, ironía filistea, tan contraria a la de los hebreos.

Los más pobres, los que no tienen un estado,
que han convertido su odio a la aceptación sumisa
de la esclavitud en brigadas mártires de armas
humanas suicidas y que han llamado a sus hermanos
a unirse a su ataque sobre la feroz colonia
de los Estados Unidos de la Explotación;

ellos, los más pobres, sin hogar, en quienes
aún respira la única solución, la única
solución que no es genocida ni fratricida,
ni la ‘solución final’ 13, en la que los apretones
de manos  y las palabras pueden aún abrir las puertas
al idioma del socialismo futuro del Nuevo
Israel  y la Nueva Palestina,
--- en donde ¡Nunca más!
será el grito unificado
de ambos, dirigido a
la tierra del fraude y
al hogar de la codicia.


                            Trad. Ricardo Gómez


Jack Hirschman(Nueva York, 1933). Poeta, editor y traductor 
de Pablo Neruda, Antonin Artaud, Vladimir Mayakovsky, Jean 
Cocteau, Roque Dalton, entre muchos otros.


                                /chorosho/