lunes, 9 de junio de 2014

CARLOS RUBIO

JOHN LE CARRE

JOSÉ DE JESÚS MARTÍNEZ(CHUCHÚ)


 


                                       A Lisi
  

Diez años ha, me cago en Dios, que te amo,
cada vez con más odio, cada día
con un nuevo rencor, y todavía
te busco y te huyo, te maldigo y llamo.

Puta madre, mamita, cómo lamo
la espada de tu ausencia, larga y fría,
y cómo me odian, mama, el alma mía
y el cuerpo en el que a diario me encaramo.

Se me ha podrido el corazón de tanto
quererte, odiarte, verte y de no verte,
y tanta pena, Lisi, tanto llanto.

Diez años ya, carajo, de quererte,
comiendo mierda, soledad y espanto,
mierda con mierda, coño, hasta la muerte.



José de Jesús Martínez (Nicaragua, 1929-Panamá, 1991).
poeta, dramaturgo y ensayista nicaragüense que adoptó la 
nacionalidad panameñaGuardaespaldas y hombre de con
fianza del presidente panameño Omar Torrijos.

GRAHAN GREENE


Thumbnail






graham-greene-y-4-the-last-word-and-other-stories

ANTÓNIO LOBO ANTUNES








António Lobo Antunes: “Nadie escribe como yo. Tampoco yo”



Afuera, la tarde en Lisboa es gris y fría, con un aguacero feo que parece no cansarse nunca de ladrar. Dentro, en su casa de barrio pobre, como él dice, António Lobo Antunes (Lisboa, 1942), rodeado de libros por todas partes, de frases de escritores anotadas en la pared, fuma...







António Lobo Antunes 'La literatura me salva de la idea del suicidio que tanto me ronda'


La casa de António Lobo Antunes (Lisboa, 1942) se apoya sobre una de las siete colinas de Lisboa. Si coges la calle desde abajo hay que trepar por una cuesta de mucha pendiente que requiere meta volante a mitad del trayecto. Es un barrio humilde. Con la melodía cadenciosa de las rúas en jornada de lluvia. Una lluvia terca que muere de pie contra el suelo y todo lo ahonda.








CARLOS MONTEMAYOR


 


Tau


Es mi lugar
una respiración
sin aroma de tierra,
un sueño sin oscuridad,
sin principio ni fin,
una pregunta por la palabra y por la luz,
una voz sin linaje ni recuerdos.
Quema su inconstancia la llama,
ningún viento la mueve,
arde minuciosa y tenaz
como la flor
en su tallo y belleza.
Espiga
de niños y de ángeles.
La aurora, tacto de violetas,
unge mi frente,
y miro;
El Esplendor
unge el umbral
y al varón de los lienzos:
está en su cintura la escribanía,
mojada en el mar de bronce.
La señal en la frente
y en los labios el sueño,
la luz, la nueva ciudad,
el nombre:
la palabra que me destruye
y me deja nacer, la que pronuncio
y sin embargo permanece.





Memoria


Estoy aquí, en la casa, a solas.
Aquí están los muebles, el aire, los ruidos.
Tengo un sentimiento tan transparente
como el vidrio de una ventana.
Es como la ventana en que miraba la nieve al amanecer,
hace muchos años, cuando era niño.,
y pegaba la cara contra el cristal y comprendía toda la vida.
Es un deseo en calma, como la tarde.
Es estar como están todas las cosas.
Tener mi sitio como todo lo que está en la casa.
Perdurar el tiempo que sea, como las cosas.
No ser más ni mejor que ellas.
Sólo ser, en medio de la mi vida,
parte del silencio de todas las cosas.


Carlos Montemayor(Parral, Chihuahua, 1947-Ciudad de México,
2010), poeta, novelista, cuentista, ensayista, lingüista, y traductor
mexicano, activista social en defensa de las comunidades indígenas
y de los grupos más vulnerables de su país.