martes, 8 de abril de 2014

RICARDO BERTONE





JOSÉ NASSER, UN HOMENAJE IMPOSTERGABLE

Era la tarde del 22 de agosto de 1972. En la mañana había escuchado de lo ocurrido en Trelew, en realidad lo había escuchado con descuido, como al 
pasar...

LEER TODO EN

HOWARD BARKER





TEATRO, TRAGEDIA Y CATÁSTROFE


CUARENTA Y NUEVE APARTADOS PARA UN TEATRO TRÁGICO


                                                                             Howard Barker

Publicado por primera vez en The Guardian, el 10 de febrero de 1986


Estamos viviendo la extinción del socialismo oficial. 
Cuando la oposición pierde en política tiene que echar raíces en el arte.
Se ha terminado el tiempo de la sátira. 
Nada puede ser satirizado en el estado autoritario.  
La cultura se ha reducido a un juego de franeleo. 
El agente de bolsa ríe satisfecho y el que satiriza apenas franelea.
El musical es la forma del arte autoritario.
El nuevo censor es el empresario. 
Aplaude satisfecho cuando el teatro está lleno. 
También el socialista oficial desea  un teatro lleno, 
¿pero lleno para qué?
En épocas de populismo, el artista progresista es el que no 
le teme al silencio.
El aullido de una audiencia que busca unanimidad es el sonido de la desesperación.
En los malos tiempos, la risa es el sonajero del miedo.
Qué duro resulta sentarse en un teatro silencioso.
Hay silencios y silencios. 
Como el color negro, hay colores dentro del silencio.
El silencio ante la compulsión es el logro más importante 
del autor y del actor.
Debemos superar la urgencia de hacer cosas en consonancia.  
Cantar juntos, tararear juntos algunos tonos banales, eso no hace una colectividad.
Un carnaval no es una revolución.
Después del carnaval, retiradas las máscaras, usted vuelve a ser, 
precisamente, el mismo de antes.  Después de la tragedia, usted ya 
no tiene ninguna certeza acerca de quién es.
La ideología es la consecuencia del dolor.
Hay algunas personas que están dispuestas a conocer el dolor. 
No hay verdad en lo barato.
Hay más personas en busca del  conocimiento que la que los 
empresarios quieren admitir.
Siempre cabe la posibilidad de que se produzca una avalancha de 
buscadores de la verdad.
El arte es, en sí mismo, un problema. El hombre o la mujer que se 
expone al arte, se está exponiendo a un nuevo problema.
Un típico error de los empresarios es creer que no hay público para los problemas.     
Hay personas que quieren madurar en su espíritu.
Pero no todas las personas. En consecuencia la tragedia es elitista.
Dado que usted no puede dirigirse a todo el mundo, puede dirigirse 
al impaciente.
La oposición en el arte no tiene otra cosa que la calidad de su imaginación.
La única resistencia posible a la cultura de la banalidad es la calidad.
Dado que lo que ellos buscan es la degradación del lenguaje, la voz del 
actor se convierte en un instrumento de sublevación.
El actor es al mismo tiempo el recurso más grande de libertad y el 
más sutil instrumento de represión.
Si el poder del lenguaje es restaurado en el actor,  éste rompe los bloqueos imaginarios de la cultura. Hablando banalidades, el actor sólo acumula servilismo.
La tragedia libera al lenguaje de la banalidad. Le devuelve poesía al discurso.
La tragedia no tiene reconciliación. Es, por consecuencia,  la forma artística 
de nuestro tiempo.
La tragedia resiste la trivialización de la experiencia, que es el proyecto del régimen autoritario.
La gente está dispuesta a soportar lo que sea por una migaja de verdad.
Pero no toda la gente, así el teatro trágico será elitista.
La tragedia resultaba imposible en momentos en que el confort se 
confundió con la esperanza. De pronto la tragedia es posible nuevamente.
Cuando un niño caía debajo de un colectivo se hablaba de tragedia. Por el contrario, era un accidente. Hemos estado viviendo el drama de los accidentes disfrazados de tragedia.
Las tragedias de los ’60 no fueron tragedias, fueron fracasos de los servicios sociales.
El teatro debe comenzar a tomar a su público seriamente. Basta de contarle historias que pueden entender.
No es insultando a la audiencia como se le ofrece ambigüedad.
La forma narrativa está muriendo en nuestras manos.
En la tragedia, la audiencia está desunida. Se sientan solos. Sufren solos.
En la llovizna final de la falsa colectividad, la tragedia restaura el dolor de lo individual.
De la tragedia se emerge equipado contra la mentira. 
Después del musical usted es un idiota más.
La tragedia ofende las sensibilidades. 
Arrastra el inconsciente al espacio público. 
Silencia, por lo tanto, el redoble de tambores que caracteriza por igual 
a la cultura laborista y a la autoritaria.
Anima a ser hermoso. ¿Quién más habla de hermosura en el teatro? 
Ellos creen que eso se hace con vestuario
La belleza, solo conseguible a través de la tragedia, subvierte la mentira 
de la miseria humana que miente en el corazón del nuevo autoritarismo.
Cuando la sociedad es oficialmente filistea, la complejidad de la tragedia 
se convierte en una fuente de resistencia.
Puesto que ellos han despojado de su sangre vital a la palabra libertad, 
la palabra justicia alcanza un nuevo significado. Sólo la tragedia hace 
justa esta preocupación.
Puesto que ninguna forma de arte genera acción, el arte más apropiado 
para una cultura que está al borde de la extinción es aquél que estimula 
el dolor.
Los asuntos nunca son demasiado complejos para poder expresarlos.
Nunca es demasiado tarde para prevenir la muerte de Europa.


                                                                                       Trad. Ricardo Bertone


Howard Barker, es un importante dramaturgo y poeta inglés, cuya obra marcó en mucho la escena inglesa de los últimos cuarenta años del siglo XX. Enemigo acérrimo y declarado del “British establishment” liberal, ha escrito más de treinta piezas, entre las que se destacan “Escenas de una ejecución”, “El Castillo” y “Las posibilidades”. Descubro en él a un propulsor del Teatro de la catástrofe. Llego a él interesado por el tema del teatro de la violencia y la recuperación del espacio trágico en el teatro del siglo XXI. Encontré citas de su obra en algunos analistas de la obra de Sarah Kane(Ricardo Bertone).  
       

                            
NOTA IMPRESCINDIBLE: Siendo H. Barker un poeta, me resultó complejo tratar de poner en castellano estas líneas, en la intención de no ser literal, corro el riesgo de descontextualizarlo. Toda vez que él habla de autoritarismo, se refiere al gobierno conservador británico.(R.B.)


                                                               





KRYSTIAN LUPA

LARS NORÉN





ESTE CAMINO

Este camino tal vez no conduzca
a ninguna parte, pero alguien
viene por él.







FOTOGRAFIAR LA MUERTE

Estoy desnudo en el amanecer
                    ante la añoranza de torrentes pútridos repartiendo
                                                                      hermosura resplandeciente
                                          en lo azulado de viejas fotografías
                   en el quebranto y la articulación de viejas fotografías
estoy desnudo en el amanecer cuando gritando
              busco mis pulidos zapatos negros que hace un momento estaban
                                                                                                                      aquí
                                    y me pertenecían pero ya no existen
estoy desnudo en el amanecer ya no tendré nunca más mis zapatos       
oscuros en donde meter mis pies y escapar con ellos
mientras a pesar de todo el amanecer fuera de las ventanas
                                                          se llena de doradas y cenicientas
                y brillantes máquinas de un mundo de belleza
el proceso de la petrificación crece a través de los cristales de
                                                                  las ventanas mojadas
las máquinas crecen con agujeros de putrefacción que darán la libertad
                         pero yo estoy desnudo y pegajoso en el amanecer
       y echo de menos mis desangrados zapatos y el sonido de las caras
           estoy desnudo en el centro del suelo ante el amanecer
ya pronto empezarán a fotografiar blanco ahogado de luz
                                                                        fotografiar
a pesar de que la cara infame no me aguante
a pesar de que alguien siembre la semilla en filas largas
                                    y yo no pueda caminar más para buscar su
                                                                                    aroma
Irremediablemente tengo que quedarme enrollado en el suelo vacío
pronto empezará el blanco fotografiar y el desenlace
         el ardor y los silenciosos cubos de esmalte con la orina de los
                                                                                                              niños
             pronto empezarán a fotografiar
             pronto estarán todos a mi alrcdcdor
                                          todos me miran durante un breve momento
                                           como si esperasen que yo vomitara
                                           todos se preparan, arreglan su ropa
                                           y se miran
              Sonríen hacia la cámara y me olvidan
                                                   Sé que lo hacen y que algo ocurre
                           a pesar de que yo sólo pueda verme a mí mismo y no a sus  
          oscuros trajes y clímax y movimientos concéntricos
sé que las preparaciones comenzaron
                                                   ellos se reúnen a mi alrededor
yo busco mis zapatos
                             que deben estar delante de mí con su piel tersa
                                      que se parece a la piel de mis pies
                    con sus dedos y uñas que se parecen a mis dedos y uñas
                   yo los corté al amanecer antes de que vinieran
                           mis zapatos oscuros deben estar delante de mí
                                      aún desabotonados como si fueran mis pies
                          pronto empezarán a fotografiar


                                                                          Trad. Justo Jorge Padrón








LN(Estocolmo, 1944). Su primera colección de poemas, Syrener, snö,
se publicó en 1963. Desde entonces ha escrito en todos los géneros: 
poesía, novelas, obras de teatro, televisión y teatro para radio.