lunes, 7 de abril de 2014

THOMAS MERTON





XV. NUNCA AVISES A UN CANGURO DURANTE UNA
TEMPESTAD  


Nunca avises a un canguro durante una tempestad, no te imaginas
Cómo el bebé, tan poderoso como Dios, desencadenó la tormenta
Para atraer la atención
Por tanto es inútil telefonear.

Nunca solicites un canguro durante las lluvias de verano
Cuando el bebé ha taladrado el techo
Y la casa está inundada de agua y todas las luces están fundidas,
No podrás oir nada en ese teléfono.

En vano le dirás que coloque al niño en el congelador
Para mantenerle fresco y callado,
Destrozará el frigorífico
Y el teléfono.

De nada sirve expresar tu amor
Cuando el bebé implacable, tan potente como un tanque

Estalla las paredes de la casa y bloquea
La carretera
Para pedir protección a gritos, puedes olvidarte de ese teléfono.

Nunca avises a un canguro cuando la revolución
Está en su punto más álgido
El bebé ha izado la bandera negra y ha conquistado
La compañía telefónica y todo lo demás.

Cuando el niño está poniendo a raya a la policía
Con cócteles molotov, bazokas y granadas de mano
Puedes abandonar la idea de llamar al canguro
El ha entaponado su boca con una botella de leche
Nunca oirás lo que ella dice.

Concluyendo, hijo mío, ten cuidado con el amor
Arrasa el mundo con su destrucción
Millones de pequeños ciclones de bolsillo
Han imposibilitado la comunicación con
Una ira inagotable y exigente.

Antes que llamarla por teléfono
Lo que significaría una acción de guerra
Ve y vende tu coche, tus clubs de golf, tu raqueta
Y tu televisión
Trata de ahorrar algo de dinero
E indemniza al bebé para que libere al canguro



(Es probable que este poema fuese escrito tras una llamada telefónica que Merton deseó hacer a Margie en secreto el doce de junio y que, sin embargo, fue descubierta por un monje de la centralita del monasterio. La noticia llegó a oídos del Abad quien le aconsejó que abandonase la ermita por algún tiempo y volviese a la vida en comunidad. Además, le ordenó con severidad que acabase de forma inmediata su relación con la enfermera, algo que ambos temían que antes o después sucediera. Este incidente, no obstante, desatalentó a Margie, víctima en cierto modo de una situación que cada vez se hacía más complicada e insostenible) (v. Jim Forest, Vivir con Sabiduría, op.cit., pp.193-194).  


  

ALBERTO MORAVIA


Alberto Moravia


El amante rechazado

(Cuento)


La calle se mostraba como una especie de túnel bajo una bóveda de diminuto y plumoso follaje verde y amarillo. Sostenían esta nube de hojas otoñales determinados árboles cuyos troncos eran de una negrura violenta y como carbonizada, que parecían empapados por toda la lluvia de los días anteriores. Innumerables hojas verdes y amarillas derribadas por el agua sobre el pellejo negro y graso del asfalto habían quedado adheridas haciéndolo parecer manchado como la piel de la pantera. En un sitio se había formado un gran montón de esas hojas; el verde y el amarillo, mezclándose y reluciendo por el agua, daban la ilusión de un oro copioso vomitado por la rotura de un cofre; y era una extraña visión, casi digna de ser deplorada como una gran riqueza inexplicablemente abandonada y despreciada. Yo no padecía, pero sabía que si hubiese tenido un dolor aquellos colores tan fuertes me habrían hecho sufrir, como todo detalle de excesiva evidencia al que una sensibilidad herida atribuye inmediatamente un significado. Así, en cuanto salimos de la casa, le hice notar a Livio el color de esas hojas y de esos troncos. Pero él meneó la cabeza y contestó que no tenía la mente como para eso. A continuación, con un tono suplicante, me pidió que no lo dejara: quería estar conmigo algo más...


LEER COMPLETO EN









           Tahara Keiichi: Portrait of Alberto Moravia

























ERICK POHLHAMMER





IRARRAZÁVAL


Un viaje a Rancagua no es un viaje a Rancagua.Imagínate a Shakespeare huyendo de Inglaterra.
Sólo el 15% de los chilenos viajan por Lan Chile,
es una estadística reala.
Lan Chile es top ten en calidad de servicio
Chile ocupa el penúltimo lugar en calidad de vida.
El apio es el opio del vegetariano dogmático.
La poesía llega más rápido a todas partes
en ferrocarriles del estado.Los discursos políticos son espurios carriles.
Seremos poetas pero no somos giles.
La democracia es la dictadura de las formas ocultas
de la propaganda
Ni bufando la nieve usaba bufanda Yogananda
Que rica es la cazuela de vacuno con zapallo
nada pasa en la cazuela le dijo el choclo al zapallo.
Un viaje a la ciudad del yo no es un viaje cualquiera.
Día de la madre, día del jugo, día del trompo, día del pico.
Imagínate a Chaplin huyendo del cine mudo.
A José Donoso le gustaba chipato.
A Gustavo Laure le gustaba la pintura abstracta.
Imagínate a Vicente Huidobro huyendo de la señora muerte.
Los chilenos somos enfermos de saludables
Todo café es poético.
Yo le enseñé a Santa Teresa a tomar cerveza.
El nirvana sin ti es una experiencia vana, amorcito mío.
Naciste original, no mueras como fotocopia.
La lógica es una puta, vivan las putas.
El señor es mi amor imposible.
Cuando Nicanor Parra estire la pata
me iré llorando a las calles de Macuna, avenida Grecia.
Es histérica, perdónala, no sabe lo que dice.
El papel no tiene otro papel que ser papel.
El complejo de Edipo se disuelve en aguita de boldo.
Venus de Boticcelli saca de la prensa el pubis.
La democracia es una amenaza de castración
no importa somos aristócratas.
Hay que matar a la madre sólo si se cree en la muerte
no mientras  se es joven,  como decía el movimiento surrealista.
El señor también ama a los curas, a veces.
La poesía no sirve para nada, cosa que el alma agradece.
Consciencia sin fronteras  o asfixia territorial.
Francisco Bonet Uso  y Marta Orrego se aman.
La vanidad es la luna lavándose en las tejas.
A fallas estructurales, espejos sin juicios
En el centro exacto del tórax está la papa.
La palabra soltero empieza con sol.
Viva el matrimonio entre almas gemelas.
El aquí y ahora es un columpio invisible.
Soy mala para la cama pero seca para la alfombra.
De tanto cu el monje quedó cucú
El equilibrio es el suspenso entre la acción y la contemplación.
Imaginen a Jean Paul Sartre huyendo de la imaginación.
La avaricia tiene la culpa.
Imagínate a Dios huyendo del universo para siempre.
Las hormigas escriben dios con minúscula
La Avenida Irrazával es el paraíso
no la busques en otra parte que no la encontrarás