jueves, 3 de abril de 2014

EUGEN GOMRINGER








                                                        De Kontellationen, Suiza, 1953








                                                    De Kontellationen, Suiza, 1953





"Constellations" de Eugen Gomringer

                                                  De Kontellationen, Suiza, 1953







eugen gomringer

                                                           

MARTIN WALSER


martin-Walser-portrait-e1332096385784.jpg



El retorno de un coleccionista (fragmento)


Alexander Bonus, situado detrás de su puerta, escuchó afuera el cauteloso chapoteo de numerosos pies descalzos. Finalmente se dirigió a la ventana, para seguir con la vista la pequeña tropa formada por los padres y los pequeños que, arrastrando consigo un par de atiborrados cochecitos de mano, desapareció en la oscuridad. El señor Bonus se dio vuelta y reclinó su flácido rostro de adolescente en una vitrina que tenía la altura de un hombre y guardaba las plumas de águila marina, y frotó luego contra la madera, a manera de caricia, sus carnosas mejillas, de las que ahora se había ausentado todo vestigio de color; abrió entonces la puerta de vidrio para sacar una gran pluma caudal que, endurecida, se rompió entre sus pequeñas manos blancas. "






Mis esfuerzos


Con el tiempo he llegado a ser un tema de preocupación para mis editores. Hay uno que me ha invitado a escribir novelas cortas para él; ¡a mí, que hasta el momento quizá no haya sido capaz de que ni una sola haya salido bien! A los veinte años, escribía versos, y a los cuarenta y ocho, de repente he comenzado de nuevo a escribir poemas.

Por principio, en la presente tentativa de autorretrato, voy a evitar cualquier deriva personal. Por ejemplo, no diré ni una sola palabra de las personalidades importantes que he encontrado en mi vida. En cambio, me gustaría hablar lo más fielmente posible de hacia dónde van mis esfuerzos.

Creo disfrutar hoy de cierta reputación como escritor de historias cortas. Quizás el valor literario del relato breve sea bastante efímero. ¿Puedo por otra parte rogar al lector que tenga la bondad de creer que lo que sale de mi boca es el fruto de mi excelente humor? Tengo la impresión, en este momento delicioso de mi vida, de ser la alegría en persona.

Hasta aquí, he escrito por otra parte en una tranquilidad perfecta, a pesar de que mi naturaleza me haya podido llevar a la intranquilidad. Subrayemos de paso que, más o menos, desde hace cinco años, tengo una amiguita que a fe mía, no quiero siempre con un amor de primerísima categoría.

De cuando en cuando, lo confieso abiertamente, leo en francés, sin tener la pretensión de comprender cada palabra de esta lengua. Respecto a los libros y a los seres humanos, considero que entenderlos de cabo a rabo, antes que provechoso, carece de interés.

Quizá me haya dejado influenciar, aquí o allá, por las lecturas. Hace unos veinte años, redacté con cierta maña tres novelas, que quizá no lo son en absoluto, sino que serían más bien libros, en los que aparecen un montón de cosas, y cuyo contenido parece que ha gustado a un círculo más o menos grande de mis semejantes.
Hace mucho tiempo, uno de mis jóvenes contemporáneos, se puso casi a provocarme al ver que no me emocionaba porque se le hubiera ocurrido decirme que admiraba tal o cual de mis viejos libros. Es un hecho, sin embargo, que la obra en cuestión es por así decirlo inencontrable en librería, por lo que su autor no debería mostrarse encantado. Sucede quizá lo mismo con alguno de mis honorables colegas.

Cuando iba al colegio, uno de mis maestros o pedagogos celebró mi redacción como diciendo que era el tipo de escritura de artículo por excelencia, lo que me permitió redactar numerosos borradores, etcétera, y me llevó a cuidar mi oficio de escritor, por lo que, naturalmente, me enorgullezco.

En aquella época, si pasé de la redacción de novelas a los artículos, es porque las vastas construcciones épicas comenzaban por así decirlo a irritarme. Mi mano desarrolló como una especie de rechazo a servir.

Para recuperar sus buenas costumbres, no le pedía más que ligeras pruebas de eficacia, pues, son precisamente este tipo de detalles los que me han permitido reconquistarla.

Conteniendo mi ambición, he tenido por norma el contentarme con cualquier pequeño éxito, por modesto que fuera. El escritor en mí se conformaba a las órdenes de aquel que deseaba seguir llevando una vida muy tranquila, y que cobraba de las redacciones de periódicos más diversos.

Por lo que creo, en otro tiempo tuve un nombre; sin embargo, me acostumbré también a un nombre menos notable pues anhelaba adaptarme a la denominación de «cronista de periódicos».

Jamás me ha llegado a paralizar la idea sentimental de que se me pudiera considerar como artísticamente perdido. Como una suave mano sobre mi hombro, la pregunta se planteaba a veces: «¿Ya no es arte lo que haces?».
Sin embargo, podía decirme que lo que continua mereciendo la pena no tiene que dejarse importunar por exigencias cuyo peso ideológico lo ensombrece. 

Confesémoslo rotundamente, no tenía voluntad para prohibirme perder el tiempo hasta ciertos límites.

Me basta con poder pensar que es verosímil que el tiempo ha cuidado de mí maravillosamente. Aún estoy vivo, lo reconozco, y quizá me sea permitido dar gracias por ello estando dispuesto a vivir en armonía conmigo mismo.

Cuando, ocasionalmente, me apetecía garabatear al buen tuntún, ello podía parecer un poco descabellado a los ojos de la gente archiseria; pero en realidad, experimentaba en el terreno de la palabra, con la esperanza de que la lengua guardara alguna vitalidad aún desconocida que sería una alegría descubrir.


Mientras que mi único deseo era liberarme, y permitía que este deseo existiera, ha podido suceder que aquí o allá, se me desapruebe. 

La crítica acompañará siempre a los esfuerzos. 


                                                                       Trad. José Luna Borge






SOBRE MARTIN WALSER


                              Por Héctor A. Piccoli 








Un libro desvela prejuicios antisemitas en la obra del escritor martin walser


Con una pregunta artera, «¿es Walser antisemita?», relanzan varios medios una polémica grasa en torno a Martin Walser, el mayor escritor alemán tras Günter Grass, con motivo de una tesis universitaria que ha reexaminado la obra completa del escritor bávaro (Wasserburg, 1927) y ha encontrado en toda ella «tintes antisemitas».