lunes, 24 de marzo de 2014

PIER PAOLO PASOLINI





Pasiones Heréticas: correspondencia 1940-1975











ALEJANDRO JODOROWSKY


Jodorowsky da discurso sobre el cine y la poesía, el cuerpo y el alma… ¡Desnudo!


I - Textes



Texte 1: “HOY NO TENGO”
(Canciones, Metapoemas y Un arte de pensar, en: Poesía sin fin, p. 67).

Hoy no tengo
sueños locos
Sólo entono
cantos lentos
Me sofoco
voy cayendo
Con el mundo
dando tumbos
Y no siendo
ya no hay rumbo
Un espejo
destrozado
Es el rastro
de mi ego
Me has borrado
que me bajen
Para el suelo
no hay consuelo
Lloro sangre
te venero.


Texte 2: “NO CIEGUES LA PUERTA POR ADORAR LAS LLAVES” (Canciones, Metapoemas y Un arte de pensar, en: Poesía sin fin, p. 70).

No ciegues la puerta por adorar las llaves
Ni olvides tus ovarios en los hospitales
Has perdido el agua por seguir tus fulgores
Y en dinero cambias tus trece resplandores.

Quiero ser el perfume de tu silabario
El astro que ladra en la boca de tus males
El caballo negro que devora tus flores
El Dios que se convierte en un beso ordinario.

No niegues el río que corre entre las cañas
De aquellas aguas puede nacer el incendio
Que cambiará en aves de fuego las montañas.

Tan sólo espejos saben crear tus codicias
Donde multiplicas el rostro de la nada
Sin ver en tu alma el jardín de las delicias.


Texte 3: “INCENDIO EL ÁRBOL”
[Metapoemas, en: Poesía sin fin, p. 50-51].

Cualquier palabra, incluso la más corrompida, tiene raíces que se
alargan, atravesando laberintos nebulosos, hasta llegar al vacío.
¿Qué es lo que absorben? Yo no sé. El azul del cielo tendría que ser
verdadero y abrirse mostrando una grieta a la que veríamos como
desde el interior de una vulva, para comprender la liberación que
tanto ansiamos, aquella donde la materia adquiere su realidad de
espejismo.
Encontrar las palabras misteriosas que no poseemos y ponerlas
En lugar de aquellas que nos fueron legadas y que poco a poco se
Han convertido en demonios; palabras misteriosas que no salen de la
Boca pero que logran sacar a las piedras de su apatía para que, abiertas
Como rosas, se embarquen en el tiempo y se comporten como lo
Que son, ancestros sabios.
Quítenme la piel de la planta de los pies, para que pueda marchar
por los senderos de la Luz. Arránquenme la palma de las manos
para que pueda acariciar el corazón de lo Absoluto. Saquen de mi
cabeza esta corona, esta esperanza de inmortalidad, no quiero ropas
blancas, que la flor ritual de mil pétalos se marchite, que sus pétalos
se los lleve el viento junto no sólo con mi conciencia, sino también
con la conciencia de mi conciencia. Trepanen mi cuerpo en vida
para que el alma, esa palabra antigua, se evapore… En un vano
intento por diluirme en la Obra incendio el árbol que me une al cielo y
la tierra para que todo sea menos yo.


Texte 4: “MENSAJE URGENTE”
(No basta decir, p. 130).

Pregunta Rosamel del Valle:
¿No tuve siempre pies para pisar raíces y piedras en el aire?
Yo le respondo:
¿Acaso no encendí una lámpara en mi corazón de asesino?
¿Acaso no descendí por mi alma hasta llegar a la nada
Para colocar en lo impensable el huevo del milagro?
Siempre vendí al piel del instante mucho antes de vivirlo
Y como un gusano avancé cavando túneles a través de las ideas.
Para no molestar a los vecinos escondí en un calcetín la aureola
Y le enseñé a mi campeón a dejarse vencer por los gorriones.
Al héroe le impuse morir antes de vencer y al genio lo hice de sangre
Porque la sangre sólo puede crear vida en la sombra.
Acepta entonces, Rosamel, que alrededor tuyo me convierta en tu soledad.


Texte 5: “TAMBIÉN DE AMOR DEBE HABLAR EL POETA (5)”
(Metapoemas, en: No basta decir, p.42)

No tengo angustia de llegar al puerto oscuro
Porque aun sin saber dónde ni cuándo
Allí has de estar esperándome
Como una lámpara encendida
A través de la multitud y su tormento
Llegarás directo a mi lado
Sin buscar, sin un gesto, sin una mirada oblicua
Como si volvieras a ti misma
Porque tú has de estar allí las cosas son
Si no navegaría en un mar de sombras.


Texte 6: “NO BASTA DECIR”
(No basta decir, p. 69-70).

Solamente decir no basta, hay que cambiar aquello que llamamos “yo mismo”.
El ojo artificial construido alrededor de un punto que es la fuente
Desvía desde el comienzo el transcurrir de las aves invisibles
Que tienen por misión hacer nido en los estertores del sueño.
Si yo me pienso mal transformo en cárcel cada nube, en piedra cada pan,
Establezco fronteras en el goce informe, le doy una razón a la locura,
Petrifico al viento y también encadeno a los abanicos de plumas,
Dicto leyes que limitan la mirada a cuatro ángulos,
Con líneas de tiza blanca establezco en los cuerpos senderos precisos
Por donde deben transitar las caricias, condenando a la horca
A quien toca las regiones malditas. Sólo permito una pierna
Y el resto han de ser muletas. Los sentimientos que no son palabras
Deben podrirse en un calabozo. En fin, cambiaré los cerebros por relojes…
En cada araña duerme un hada y cada piedra tiene poderes milagrosos.
El océano puede no sólo crear peces sino también barcos angélicos
Y el viento alegrar las ciudades transportando el aroma de los santos.
De la tierra es posible ver crecer árboles con frutos que son pájaros
Y del cielo caer vírgenes con el cuerpo lleno de leche:
Una para cada huérfano.


Textes 7: “PIEDRAS DEL CAMINO”
(Ed. Obelisco, Barcelona Ed. Le Veilleur & Maelström, Paris & Bruxelles)

22.
Árbol de sombras Arbre d´ombres
ni “yo” ni “mío” ni “je” ni “mien”
silencio doloroso douloureux silence
que llamo Poesía que j´appelle Poésie

39.
Abismo Abîme
Que parece cuerpo qui semble un corps
Te acaricio je te caresse

46.
Acerca tu boca a mis cenizas Approche ta bouche de mes cendres
Sopla Souffle
De ti depende el renacer de las llamas De toi dépend la renaissance des flammes

66.
También soy Je suis aussi
Lo que no soy ce que je ne suis pas
Es decir tú c´est à dire toi

86.
Son estrellas Ce sont des étoiles
las palabras les mots
que nadie pronuncia que nul ne prononce

153.
La dulzura La douceur
De tu piel de ta peau
Resucita ressuscite
Mi tacto mon toucher

163.
Ve Va
a donde là oú
eres tu es



Texte 8: “TSÉ JAN (X): FIEL A SU NATURAL”
(Imagen del alma. Los veintidós temas del poeta, en: Poesía sin fin, p. 15).

Avanza entero por el camino trazado de su destino y posa la mano
con el mismo cuidado que i fuera a poner en marcha la primavera.
Si golpea la puerta de un vecino no es para pedir prestado, sino
para anunciar el nacimiento de una nueva raza de aves.
En verdad nunca usurpa nada, pues adquirir con violencia
engendra más pobreza. Se inclina hacia el enfermo con su ser entero
concentrado en la ayuda. Luego, cumplida su misión, olvida.
Nunca se repite, no pule un estilo, no crea formas para obtener
premios, dice sin desvíos, elude competir. Como sabe que todo se vive
por última vez, vive cada reencuentro con la fuerza de una primera vez.
Ermitaño, en la montaña inhabitada, atraviesa la lluvia para ver
caer las flores del cerezo; sus palabras sencillas y sus frases bien
sentidas tienen el giro fácil de los ciclos de la naturaleza. Para que se
muestra habría que ir a buscarlo en la región oscura donde se pierde
el nombre de las cosas.


Texte 9: “LAS FLORES DEL CEREZO”
(Pasos en el vacío, p. 95)

Frente a lo eterno lloran las moscas
Sin embargo hasta los dioses son transitorios
Vanos ruidos las palabras cuando un hijo muere
El consuelo no puede darlo la lengua
Se esfuma un ser bello en medio de un mundo que se esfuma
Se van los gatos, se van los astros, desaparece el cielo
El dolor nos hace humanos
Pero al muerto no le sirve de nada
El niño sentado dentro del corazón
Sufre con la boca llena de silencio
El gato muerto como el hijo muerto
Son un trozo más de mi efímera memoria
Yo disfrazado de gato, de hijo, de hoja seca
Mientras lloro se me van cayendo los dientes,
Los cabellos, los amigos,
Las flores del cerezo a los tres días marchitas
Nos dejan como legado
Su perfume.


Texte 10: “DEUDA”
(Pasos en el vacío, p. 21).

Canto que surge de la tumba del mundo,
Huella de herida a través de la ropa,
Rostro flotando en lo oscuro,
Espejo de oro oculto en la arena,
Pozo eyaculando una estrella,
A lo efímero pertenece mi alma,
Cada átomo de mis sueños
Es un esfuerzo trágico.

¡Que el viento se lleve lo superfluo!
¡Que sólo permanezca
Mi columna vertebral
Convertida en espada!
¡que sus huesos canten
Como pájaros agradecidos!

Hundo mi lengua
En el centro sin límites del aire
Si un árbol me crece en la boca
Tú fuiste la semilla.


Texte 10: “EL JOVEN POETA”
(Pasos en el vacío, p. 51)

En busca del plomo que se eleva
Grita pan en la boca del famélico
Entierra su conciencia en la penumbra
Duerme en las salidas de socorro
Abre su corazón en boca que bendice
Entrega el cuerpo a la caricia del fuego
Sopla como espuma el parecer de las cosas
Si el aroma de los astros se convierte
En un solo recuerdo nauseabundo
En su hocico de bestia se condensan
Palabras que no buscan puerto
No quieren nada suenan ruedan
Danzan vacan un abismo en círculo
Logran desintegrar la piedra
Que durante siglos ha tapado al pozo.