miércoles, 15 de enero de 2014

GABRIEL JAIME CARO





Nueva York,Verano...


... Junio veinticinco de mil novecientos
ochenta y nueve a las horas en que
empieza a irse la tarde, con algo de frío
en los rincones flotantes.
Cuando yo quedo impresionado del
dominio de las ardillas gigantes.
En medio de todo esto, el verano es un renegado, con
un paraíso de quinientas orquestas, que no dejan de
tocar todo el día y toda la noche, creando los vuelos
de aves díscolas, en los momentos de velocidad,
de la zamba vuelta mitología.
A caminar por los bosques de maleza, por ejemplo, no
estorban, no molestan. Con algo de frío entre los
rincones flotantes.
Y volviendo al terco laberinto, creado por la extremada
abundancia de las cosas; son soluciones para
la poética, en un mundo descarado de inmigraciones
del |no tener. Para un |mundo mejor nada quepueda
importarle más que un mínimo rato de perfección.
Aquí el sol sirve de decoración para una contaminación
de sentimientos que combate la conciencia, sin
ton ni son. He ahí lo que se verá en este continuo
relampagueo selenita: azul celeste por todas partes.
Azul celeste contra azul celeste.


FÉLIZ TURBAY TURBAY


27felix_turbay2-dominical


Reino Incierto


Abusaremos algún día
del más fuerte monarca, ya devastados sus ejércitos,
ya hirviente su palacio, carcomida
su piel brillante, untada su corona
de un aceite secreto que viene de la muerte.

Anterior a su lumbre, al oro de sus párpados,
algún salmo desierto lo estará recordando;
entre viejos bastiones, alguna dinastía
de música sangrante; sobre las tempestades,
alguna incierta pena del viento entre los álamos.

Después será posible levantar otro reino
hacia el mar, que es la tierra del sueño.


FTT(Carmen de Bolívar 1930- Cartagena 2013) dentro de la 
pléyade de poetas colombianos y latinoamericanos es autor 
de una exquisita poesía, elaborada con la más alta factura.

JORGE MAREL




JORGE MAREL - PERSONAJES Y EPISODIOS.png


YO PIDO PERDÓN


Perdonadme. Perdonadme. Os lo imploro.
Perdonadme los ríos y los mares,
el sol y las estrellas,
las plantas y los árboles.
Perdonadme las mariposas y las flores.
los nevados y glaciares.
Perdonadme la hierba y las ovejas,
los peces y las aves.

De que no haya trinos en el bosque
ni frutos en las plantas,
yo soy el único culpable.
De que no haya aire puro y transparente
ni agua clara y abundante,
yo soy el único culpable.

Perdonadme los arroyos y los lagos,
las fuentes y los manantiales.
Perdonadme las nubes y la lluvia,
las montañas y los valles.
Perdonadme los mangles y las algas
y los arrecifes de corales.
Perdonadme el cielo y los planetas,
y la luz y los paisajes.

De que no haya vida en los desiertos,
y el cielo con tanto humo se oscurezca,
yo soy el único culpable.
De que el hielo de los polos se derrita
y los páramos ya sean sólo pedregales,
yo soy el único culpable.

De que surjan tantos aludes y avalanchas,
terremotos y tsunamis
y tornados y huracanes,
yo soy el único culpable.

De que aumenten los incendios y sequías,
y de que el mar un día
cubra países y ciudades,
yo soy el único culpable.

De que imperen tanta hambre,
tanta miseria y tantas enfermedades,
de que no haya paz sobre la tierra,
yo soy el único culpable.

Perdonadme por las bombas y las guerras,
por tanta muerte y tanta sangre.
Perdonadme por el humo y los estruendos,
y por los desechos industriales.
Perdonadme por las talas de los bosques,
por los químicos, tóxicos y gases.
Perdonadme por mi alma despiadada
y por mis manos criminales.

Perdonadme, oh Tierra, Tierra madre, madre Tierra,
madre diosa, madre santa, madre ángel, Tierra mártir.
Perdonadme, perdonadme, os lo imploro.
Perdonadme, Pacha Mama, Madre Madre.
Sé que os he infringido mucho daño.
Ruego a Dios que aún no sea tarde,
tarde ya para el amor, tarde ya para la vida,
tarde ya para salvarte.
Yo soy el hombre, esta bestia,
este animal tan depredador y tan salvaje.

Seres todos de la Tierra, tan santos y sagrados,
el fuego y la tierra, el agua y el aire,
os lo imploro : Perdonadme, perdonadme.
Me postro de rodillas. Extiendo mis brazos al cielo y a la Tierra
y a todos los puntos cardinales.
Lanzo al cosmos mi grito desgarrado :

¡Perdonadme! ¡Perdonadme! ¡Perdonadme!


CARLOS ENRIQUE ORTÍZ





CRÍA CUERVOS…


El que cría cuervos
no ignora el refrán,
es sólo que toma por paloma
a su ave bruna,
es sólo que siempre ha estado ciego.

Por eso el cuervo le dirá después:
¿Para qué quieres ojos?




TIEMPO


La más violenta
poesía cósmica
destina las galaxias
al olvido



Carlos Enrique Ortiz, Colombia, 1961. Poeta.

WALT WHITMAN





WALT WHITMAN

(1819 – 1892)


CANTO A MI MISMO


I

Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también.

Vago…… e invito a vagar a mi alma.
Vago y me tumbo a mi antojo sobre la tierra
par ver cómo crece la hierba del estío.
Mi lengua y cada molécula de mi sangre nacieron aquí,
de esta tierra y de estos vientos.
Me engendraron padres que nacieron aquí,
de padres que engendraron otros padres que nacieron aquí,
de padres hijos de esta tierra y de estos vientos también.

Tengo treinta y siete años. Mi salud es perfecta.