jueves, 4 de diciembre de 2014

ANAÏS ABREU D'ARGENCE




las balas perdidas


caen del cielo pájaros muertos
como ritual a las palabras
de aquellas balaceras de cocina
por más que se evita la guerra
los corazones no dejan de latir
como botas de soldados
que marchan con el arma
casi abrazada
caen del cielo pájaros muertos
como tributo a las plumas negras
que guardamos debajo de los brazos
voy a escribir con tinta roja
para hacer el monumento
de las historias
que terminan con sangre en las manos
que levante la mano el inocente
caen del cielo pájaros muertos
porque las lluvias están llorando
y las lagrimas no dejan de llover
el estomago tiene sus propios dientes
que trituran las palabras
como rocas iracundas
no tenemos más refugio
para dejar de lanzar
los cristales afilados
que el silencio en los cajones
caen del cielo pájaros muertos
y yo me callo unos segundos
para dejar de hacer una masacre
de alas pétalos y arterias.