viernes, 1 de agosto de 2014

NATAN ZACH





Cuando Dios dijo por primera vez "hágase la luz"
quiso decir que no quería estar a oscuras.
En aquel momento no pensó en el cielo,
pero los árboles ya bebían agua,
los pájaros recibían aire y cuerpo.
Entonces el primer soplo golpeo a Dios en los ojos
y Él vio en ello  toda su gloria
y pensó "esto es bueno" . Entonces no pensó
en hombres, multitudes de hombres.
Pero éstos empezaron ya a verse sin higueras
y desentrañaban en sus corazones
un proyecto sobre el dolor.
Cuando nuestro Señor pensó en la noche por primera vez
no pensó en el sueño.
Así, dijo Dios en su corazón, así seré feliz.

Pero ya había multitudes.


                             De Continente perdido, Visor