viernes, 1 de agosto de 2014

AMOS BAR





En mi anterior encarnación...


En mi anterior encarnación
fuí hombre
tuve esposa y tres hijos
que me enterraron
después de haberme cortado las venas.
Era el año ´71,
hubo escasez en la tierra

y yo, un obrero borracho
me pasaba dos horas por día haciendo cola
para volver con papel higiénico
a los brazos de mi rechoncha eslava
que me engañaba con un atleta
para poder creer que ella aún valía algo.
La menor coge desde hace ya bastante
y el mayor tiene un diente de oro,
maneja un auto blindado
y nos cobra una cuota para protegernos.

El del medio odia a Pushkin.
Está en la onda anti, en general.
No la envidio a mi mujer:
se ve que soy homosexual latente
y quizás yo la traicione a ella con algún atleta.

Vomito. Necesito un poco de estímulo.
El inodoro se tapó. Me apodero
de una oxidada hojita de afeitar.

Luego de las concurridas exequias
en las que fui enterrado,
débil, seco,
vuelvo a la vida
como una fémina anodina
en el moderno medio oriente.

En mi anterior encarnación
fuí hombre.
Y parece que ésa es la razón
por la que yo soy gato y vos sos rata.
Sé hombre.
En tu próxima encarnación.



                                  Trad. Gerardo Lewin