jueves, 17 de julio de 2014

FERNANDO MONTEIRO





¿Y para qué ser poeta  en tiempos de  miseria?


Insepulta yace una pregunta arriba
y bien arriba del motivo
supuestamente íntimo
visto en el verso de uno de los últimos poemas 
de Roberto Piva.

La pregunta, franca, destroza la fina porcelana de 
cera de los oídos.

Sabemos de la miseria,
sin embargo no queremos saber de ella.

Plantamos la flor carnívora,
pero desviamos la vista
cuando el jardín del pecado
castiga con eso:
indiferencia, acedia, tedio mortal
en el pecho de las avestruces
(los de estómago fuerte
para literatura hecha
con basura).

                                      Trad. José P. Serrato