jueves, 17 de julio de 2014

FERNANDO ARRABAL




Fernando Arrabal


20090812142916-f.-arrabal-paris-12.-4.-04.jpg


El teatro... ¡qué ilusión!


Casi todas las noches me visita, sin cita,
el teatro.
Espero su llegada tiritando de susto y gusto.
¡Qué ocurrencias tiene,
y qué sorpresas tan obscenas me pone en escena tras la cena!

Una noche llegó desnudo
como "La Primavera" de Botticelli
con unas conejillas entre las piernas.
¡Qué senos y qué sino!
Sus ojos trasplantados en el pubis
me guiñaban descarada y descarnadamente.

Cuando no me visita es porque estoy de viaje
para verle presentado o representado.
Nadie sabe tanto como él
de Poesía y de Filosofía,
de Astrofísica y de Alquimia,
De Dios y del Diablo,
de Muerte y de Amor.

¡Qué ilusión!
Cómo temo
(cuando estoy solo viendo mi teatro)
que caiga el telón.


                      de Poemas Pánicos. Nausícaä, Colección 
                      "La rosa profunda", Murcia, 2005.