miércoles, 4 de junio de 2014

PETER RÜHMKORF





Vida de poeta


Querido poeta, dime:
¿qué nos anuncia tu papel?
¿Sobre qué bisbisea y cruje?
¿Se nos muestra
en la difícil hora de despedida
fraternal, unido a nosotros como un hermano
o nos anuncia otra gran cosa?
Poeta, ¡habla!

¿Algo grande? ¿Algo bueno? ¡Dios mío!
y luego. ¿a vosotros, así considerados en grupo?
¿Qué os induce y quiénes sois?
Algunos despegan por la mañana como Loftleidir
de las camas, permaneciendo invulnerables durante todo el día,
para no querer volver a entrar por la noche de tanta apetencia, 
de tanto placer ...
A otros, ciertamente, véase Hugo van 
Hofinannsthal,
los vemos verter su dolor desconsoladamente
en el río de lágrimas de Babilonia ...
Pero, ¿qué conclusiones puede sacar el poeta de todo esto?
Mirad. Leed. Y adivinad.

Ah, el poeta, ya me diréis qué es lo que logra captar!
En realidad, sólo un estado anímico, una emoción,
algo que cual rayo lo toca;
pero su pluma
lo bate todo entonces, removiéndolo
con colores de seducción,
que de una u otra manera os hacen caer en trance,
resultando algo así como una neurotoxina.
Eso por un lado, pero en sus épocas de crisis
es rechazado sencillamente por todos,
incluso es rechazado en círculos
que, si no, le son leales.

Lo mismo de nuevo en prosa, es decir: prácticamente
arroja violentamente su alma sobre la mesa de empaquetar
y la envuelve con papel brillante de colores.
Pero guardaos (hablo de locos, enfermos de amor, bebedores perdidos)
de imitar su ejemplo de veras,
pues el final no suele ser de papel:
Wannsee - Missolonghi - Shernesss -
¡Ve hacia allí caminando ... y piénsatelo!


                                      Trad. AINA TORRENT LENZEN


Peter Rühmkorf(Dortmund, 1929). Es autor de poemas, textos en 
prosa y obras de teatro.