martes, 3 de junio de 2014

ISIDORA AGUIRRE


isidora-aguirre





                   con Eugène Ionesco



Isidora Aguirre


                              Carta a Roque Dalton



Maestro, me lo había dicho su amigo el poeta Lihn,
pero no pude creerlo, ni el estaba seguro -escucho la
noticia en Paris sin confirmar-, así es que en el estu-
dio de televisión de los Domingos-a-todo-color,
cuando anunciaron unas viajeras centroamericanas
premiadas de cosméticos Jean-les Pins entre las que
había una compatriota suya, supe que a ella le iba a
preguntar por su muerte. Es que antes de bailar la
"cumbia", y el "carbonero" pronunció su misma,
idéntica frase: "Como mi tierra no tiene folclore, se lo
pedimos prestado al país vecino" (se acuerda?
Granja Experimental, tarde rosa, mucho ron bebido y
usted cantando el corrido del Hijo Desobediente?) Me
quede anhelante, la pregunta doliéndome en la len-
gua mientras la concurrencia, a una seña del anima-
dor, se ponía en cuatro pies para gritar un-dos-tres
Nescafe! Entonces esa mujercita de lentes y trasero
abultado le hizo un guiño a los de la orquesta para que
la siguieran y empezó a menear las caderas en su baile
prestado por el país vecino. Y yo, maestro, pensando
en su vida, tan todo lo contrario de lo que estaba ocu-
rriendo allí, y en su CLARO GOLPE DE ALMA que me
marcó para siempre...